ÉTICA POSMODERNA Y DERECHOS HUMANOS. ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA JURÍDICA

ÉTICA POSMODERNA Y DERECHOS HUMANOS. ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA JURÍDICA

PROLOGO

La primera impresión que se tiene al leer el libro de Miguel Morales Lizarraga, titulado: Ética posmoderna y derechos humanos. Antropología filosófica jurídica, es la de estar leyendo un libro escrito en estilo barroco.

El entrelazamiento de ideas premodernas, modernas, posmodernas, existencialistas, marxistas, hegelianas parecen abigarrados racimos de hojas de parra ornamentales. Parece que el autor no quiere dejar ningún lugar conceptual vacío: conceptos epistemológicos, éticos, antropológicos, ontológicos, estructurales, religiosos, sicológicos, jurídicos, políticos, económicos, históricos, dialécticos recubren todos los espacios mentales de la filosofía.

Cuando caracteriza a los derechos humanos no se contenta con uno o dos adjetivos, sino que nos regala todos los registros posibles: estructurales, emergentes, transpersonales, interdependientes, interdefinibles, integrales y hasta redeterminantes.

Este estilo coincide con el propósito del autor: señalar que el positivismo jurídico piramidal, como el estilo clásico, ha dejado su lugar a un pospositivismo rizomático, semejante al barroco. Sin embargo, si se ve detrás de los pámpanos, surge una sólida estructura clásica que sostiene todo su edificio conceptual. Podemos distinguir, en primer lugar, unos pilastres que ahondan en el mithos y en el éthos de los griegos y de los posmodernos.

Asistimos a la “demolición” de la lógica formal, de los sistemas axiomáticos y del positivismo jurídico. Construye después una trabe de los derechos humanos, con base en materiales como la estructura emergente, el transpersonalismo, la intersubjetividad y la redeterminación. Y remata con el modelo fractal-rizomático para la concepción y el estudio de los derechos humanos. Podemos decir, incluso, que, en la primera parte, el autor construye una ética posmoderna, deconstruyendo la ética moderna, para fundamentar un concepto transpersonalista de los derechos humanos, mediante un método rizomático, lo cual constituye, paradójicamente, una estructura bastante lógica y coherente, al menos en alguna medida.

A la historia de la filosofía le sucede algo parecido a lo que le sucede a la historia del arte: a un movimiento “racional”, le sucede un momento “irracional”. Al arte clásico le sucede el arte barroco, al cual le sucede el arte neoclásico y así sucesivamente.

En filosofía podemos distinguir una sucesión semejante entre: empirismo, racionalismo, positivismo, hermenéutica, etcétera. Es esta sucesión temporal lo que hace que, tanto el arte como la filosofía se desarrollen. Si se mantuvieran las estructuras racionales para siempre, sin la crítica posracional, habría un estancamiento generalizado. Pero si la crítica no es temporal, podría haber, incluso un retroceso histórico. En filosofía como en el arte ni las victorias ni las derrotas son para siempre. Las corrientes filosóficas y los estilos artísticos, es común, que resuciten transformados o, mejor dicho, redeterminados. De modo que, tanto uno como otro, la razón y la posrazón solo son momentos relativos del proceso histórico de la filosofía y del arte, pues el verdadero absoluto es lo relativo de lo relativo, según Hegel.

El libro que comentamos se inscribe, firmemente, en el momento del pospositivismo que es el espíritu de los tiempos posmodernos. Pero no cante victoria, estimado Miguel, pues, como dice también Hegel, los que van a enterrarlos ya se encuentran tocando a su puerta: el pragmatismo racional comunicativo que ya se insinúa a lo lejos, en tu libro.

Podemos leer el libro de Miguel Morales Lizarraga, que fue inicialmente su tesis de doctorado que tuve el honor de dirigir, como una partitura que nos guie en la interpretación de la filosofía posmoderna o como el hilo de Ariadna que nos ayude a salir del laberinto del minotauro de la modernidad.

¡Felicidades, Miguel, y mucho éxito!

Arturo Berumen Campos

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Etica-Posmoderna-DH.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*