XXVII LEGISLATURA FEDERAL. RECONSTRUYENDO LA NACIÓN

XXVII LEGISLATURA FEDERAL. RECONSTRUYENDO LA NACIÓN

La Revolución Mexicana fue un momento de cambio social y también en la élite política; el arribo al poder de una nueva generación de hombres, provenientes de todos los rincones del país. La historia mexicana a partir de 1915, muestra que un pequeño grupo de dirigentes logró absorber entre sus miembros, de manera metódica, a todo el personal político que hacían nacer los movimientos, en su mayoría de origen subversivo.

Es importante recordar que el Congreso de 1910-11 había sido una asamblea porfirista, aunque meses más tarde las elecciones favorables a Madero eliminaron a los viejos porfiristas, con apenas 20 mil votantes. Pero los Constituyentes de 1917 no representaron a más gente y siempre, hasta 1940, se afirmó la constancia de los nuevos notables. Así, los diputados, tanto en la XXVI como en la XXVII Legislatura, fueron gente de ley, abogados y profesionistas surgidos de los grupos hipertrofiados que representaban las pequeñas clases medias.

En febrero de 1917 se promulgó una nueva Constitución, que reemplazó a la Constitución liberal de 1857 y reflejaba la concepción que la fracción triunfante tenía acerca del curso que debía seguir la nación. La Norma Suprema marcó el rumbo, pero faltaba toda la obra reglamentaria y legislativa, que diera cauce a ese nuevo pacto social. Además, durante las últimas sesiones del Congreso Constituyente de 1916-17 se aprobó el artículo 3º transitorio de la Constitución Política, el cual estipulaba que el siguiente período constitucional, que correspondería a la XXVII Legislatura, había comenzado el 1º de septiembre del año anterior. Por lo tanto y en virtud de que el Congreso Constituyente finalizó sus sesiones el 31 de enero, en marzo siguiente se efectuaron las elecciones de integrantes al Congreso de la Unión y de Presidente de la República. De modo que esa XXVII Legislatura solamente celebraría un período ordinario de sesiones (septiembre-diciembre de 1917).

No obstante, pese a su corta vida legislativa, fue un Congreso muy participativo, prolífico y con una intensa actividad política. Fue la XXVII Legislatura la que comenzó la obra para construir ese nuevo país diseñado por los Constituyentes en Querétaro, muchos de los cuales repitieron como diputados en esa ocasión. En consecuencia, resulta indisoluble el Congreso Constituyente, de su heredera inmediata, la XXVII Legislatura.

Esta es la más importante razón por la cual hemos decidido estudiar el trabajo de la primera legislatura posterior al periodo preconstitucional, en donde no solamente se legisló, pues tal vez de mayor importancia resulto la calificación de la elección presidencial y la elección de los miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para dar inicio al nuevo régimen a partir de lo establecido por el texto constitucional recién aprobado.

La obra se divide en dos grandes apartados: en el primero se describe el trabajo legislativo desarrollado durante la legislatura, abordando temas de gran relevancia para el país, entre ellos la integración de la propia legislatura –así como sus órganos de gobierno y comisiones legislativas–, la calificación presidencial y la elección de ministros de la Suprema Corte; además, se revisan temas de especial interés como es el hacendario, la legislación orgánica del Poder Judicial Federal, la responsabilidad política de un Gobernador y la expedición de la normativa electoral, a través de la cual se elegiría a la próxima legislatura.

En la parte final de este apartado se hace un análisis numérico de la obra legislativa. La segunda parte está dedicada a los hombres que integraron la Legislatura; primero se hace referencia a todos los diputados y se enlistan, junto a sus suplentes, cada uno de ellos. Asimismo, se hace una breve semblanza de los legisladores más relevantes –a nuestro decir– por las aportaciones hechas al trabajo parlamentario.

En la parte final formulamos algunas reflexiones a manera de conclusión. Además, presentamos cuatro anexos: los dos primeros son las normas electorales, una para elegir a los poderes Legislativo y Ejecutivo con base en el nuevo orden constitucional, y la otra, la legislación aplicable a las elecciones federales hasta 1946; el tercer anexo es una bitácora de la legislatura; por último presentamos las credenciales de los diputados, conservadas en el archivo histórico de la Cámara de Diputados.

DESCARGA GRATIS:

https://drive.google.com/file/d/1Qc3eJb7R1xRnRYxvojwXNMZrn_qKl54L/view?usp=sharing

O

http://biblioteca.diputados.gob.mx/janium/bv/cedip/lxiii/XXVIIlegfed_recnac19feb19.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*