EN TORNO A LOS MODELOS ELECTORALES

EN TORNO A LOS MODELOS ELECTORALES

El presente trabajo se suma a los aportes que cada día tratan de participar en la interpretación del papel que juegan los procesos electorales democráticos en la construcción de un país moderno con una sociedad participativa. En principio hay que saludar los estudios cada vez más abundantes sobre propaganda, marketing y encuestas en relación con el tema electoral que se han venido realizando desde finales del siglo pasado. Estos estudios han respondido a la necesidad práctica de ofrecer técnicas eficientes para ganar elecciones. Existen otros estudios que estudian el fenómeno electoral desde la perspectiva de la gobernabilidad y la democracia, por lo que esos trabajos se centran en aspectos ideológicos y su aplicación en la práctica legislativa.

En el presente trabajo existe el intento de estudiar los procesos electorales como desarrollo estratégico, organizacional y comunicativo y por tanto, de proponer la discusión de elaborar una teoría de los modelos electorales como praxis política de la sociedad.

Somos partidarios de la tesis de que el sufragio y el desarrollo de una campaña política es un reflejo del grado de politización de una sociedad o de la propuesta de la sociedad a la que aspiran los electores o ciudadanos.

Si observamos los procesos electorales del siglo xx, no podemos más que concluir que el analfabetismo y la ignorancia política del pueblo de México fue un factor que permitió –aunque también alimentó– la democracia dirigida o la falta de democracia electoral.

Hoy requerimos de más participación de los ciudadanos en los procesos electorales, como también necesitamos que esta participación sea con mayores niveles de conciencia política. Para ello, es necesario que los procesos electorales no sean tan sólo un asunto de los partidos, las élites del poder y los medios, sino de la sociedad en su conjunto.

Requerimos educar al pueblo, en que su participación consciente mejora los procesos electorales y por ello, la democracia. Requerimos convocar a los ciudadanos a participar sin remuneración económica alguna como representantes de partido en las casillas, como representantes generales de partido, como escrutadores, como vocales y en fin como observador y vigilante de la transparencia democrática. Pero por el momento todavía se requiere invertir millones de pesos en cada campaña para garantizar, por lo menos que en cada casilla exista un representante de partido, por lo tanto desde este enfoque es ínfima la conciencia política de nuestros electores.

Los partidos se encuentran muy rezagados en su obligación de educar y politizar, determinación que proviene de la propia ley, también nos deben en cuanto a lo poco que invierten del financiamiento público en invertir recursos en esfuerzos sistemáticos para estudiar esta problemática. Debemos de formar conciencia de que los procesos electorales son la forma de ser libres de conciencia y darnos formas organizadas de gobierno a las que nos sometemos porque somos civilizados.

Las ideas expuestas no se presentan como una teoría general sobre los procesos electorales, pero reunidas aquí constituyen una propuesta de un modelo electoral integral. Al respecto proponemos que son tres partes las fundamentales que integran un desarrollo político dentro de una campaña. El primero es la creación de un liderazgo o dirección política, la segunda es la creación de una estrategia o vanguardia política y la tercera es el desarrollo organizacional o movimiento político de los militantes.

Cada uno de estos elementos no pueden ser siempre iguales, ni mucho menos se expresan en la misma intensidad. Varían de un partido a otro, varían de una elección local a una federal y varían de una entidad a otra, finalmente varían de acuerdo con los mismos actores que encarnan la elección.

Este modelo electoral en forma de guía debe ser sometido a un vigoroso análisis si alguien quiere poner en práctica algunas de las ideas aquí señaladas. Recordemos que los manuales o guías por su presentación esquematizada si se siguen al pie de la letra seguramente fallan. La acción política no se realiza con recetas o guías, aunque contar con un modelo teórico ayuda a la reflexión, al análisis, a la planeación, a la organización y a la operación de los proyectos electorales, contemplando costos, recursos, eventos, acciones y una división adecuada del trabajo.

DESCARGA GRATIS:

en_torno_mode_elec_lx.pdf (diputados.gob.mx)

O

https://drive.google.com/file/d/1t_Osv1KIP5TQq35L4fGfjnEaZadC1Y0F/view?usp=sharing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*