Principios y valores de la democracia

Principios y valores de la democracia

Hace 25 años el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) inició una labor editorial de gran calado para contribuir al desarrollo de la cultura democrática en México.

En ese tiempo comenzaba a adquirir relevancia en el país la producción teórica, académica y jurídica sobre la democracia y sus instituciones, así como sobre los partidos políticos y las reglas para la competencia electoral.

El fin de la era del partido hegemónico había abierto la puerta a una inédita realidad marcada por profundos cambios políticos e institucionales, que requerían ser explicados con claridad y desde múltiples enfoques con nuevas referencias teóricas y conceptuales. Así fue como se concibió la colección Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática del IFE.

Se trataba de que estos breves pero sustanciosos textos se convirtieran en herramientas que ayudaran a la ciudadanía, a la comunidad académica, a militantes y dirigentes de partidos políticos y a la población en general, a comprender el complejo proceso de transición a la democracia que estaba viviendo nuestro país.

Para cumplir con este ambicioso propósito se consideró que los Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática tendrían que ser textos breves y explicados con sencillez, pero sin que se afectara su rigor académico y su fuerza explicativa. Con esta lógica, la colección cuenta ya con 41 cuadernos publicados que han abordado muchos de los ángulos desde los cuales se puede interpretar la vida democrática, sus principios y valores, así como las fortalezas y los riesgos de esa forma de gobierno, inédita para los mexicanos hace apenas tres décadas.

En estos 41 números se han analizado las más diversas temáticas vinculadas con la recreación de la democracia, como el desarrollo de la ciudadanía y la cultura cívica; los derechos humanos, la tolerancia, el diálogo y el género; la importancia de los partidos políticos, los sistemas de partidos y los medios de comunicación; las características de los tipos de gobierno y las formas de representación que pueden darse en las sociedades modernas, como los sistemas presidenciales, semipresidenciales y parlamentarios; el laicismo como sustento de la democracia constitucional; las distintas modalidades de participación de las y los ciudadanos en la toma de decisiones, así como las contribuciones que, desde una perspectiva comparada, podrían generarse para el fortalecimiento de los sistemas democráticos, entre otras.

Cada uno de estos 41 Cuadernos de Divulgación ha sido elaborado por académicos o especialistas en el tema. Así, se ha contado con la colaboración de José Woldenberg, Jacqueline Peschard, Soledad Loaeza, Jean François Prud´homme, Mauricio Merino, César Cansino, Pedro Salazar, Leonardo Valdés, Jesús Silva-Herzog Márquez y Jaime Cárdenas, por citar sólo algunos de los muchos y prestigiados autores que han distinguido y engrandecido esta colección.

A 25 años del inicio de la publicación de los Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática, en el Instituto Nacional Electoral (INE) podemos decir que fue un acierto llevar a cabo este esfuerzo editorial.

En un cuarto de siglo, los cuadernos han sido y siguen siendo solicitados de forma impresa y de manera digital; tan sólo de enero de 2018 a marzo de 2019 se hicieron más de 131 mil descargas.

La constante demanda de estos textos demuestra que no sólo los temas que abordan siguen vigentes, sino que el cambio generacional que ha experimentado nuestro país y la, en muchos sentidos, incipiente cultura democrática que aún hoy tenemos como sociedad, nos alertan sobre la importancia de seguir difundiendo los temas que han sido incluidos en estos cuadernos.

Es por ello que en 2019, con motivo de los cinco lustros que han transcurrido desde la publicación del primer ejemplar de los cuadernos, el Instituto Nacional Electoral ha tomado la decisión de reimprimir totalmente la colección.

Ciertamente las necesidades de divulgación al final de la segunda década del siglo XXI son distintas a las de los años noventa del siglo pasado. Por ello se cambió el formato de la colección impresa, cada cuaderno tiene una nota introductoria para actualizar el contenido del texto inicial y, además, se impulsará poderosamente su consulta electrónica.

A casi 30 años de recrear la competencia democrática con reglas claras, con procedimientos transparentes, y que en el marco del sistema nacional de elecciones a cargo del INE han sido estandarizados, millones y millones de ciudadanas y ciudadanos ya fueron funcionarios de alguna de las mesas directivas de casilla que se han instalado para llevar a cabo los comicios federales y locales en todo el territorio nacional.

También contamos con decenas de miles de personas que han contribuido a la organización y legalidad de las elecciones como supervisores y capacitadores-asistentes electorales, y otros cientos de miles que han participado como observadores electorales e incluso como representantes de partido.

Estos millones de mexicanas y mexicanos que conocen al menos en términos generales las reglas del juego democrático, cuentan con suficiente información como para acreditar que nuestro sistema electoral es imparcial y legal, y que funciona; especialmente, que funciona conforme lo disponen la Constitución y las leyes.

Sin embargo, todavía existen amplios sectores de la población que necesitan fortalecer sus conocimientos sobre la vida democrática, sobre nuestro sistema electoral y, particularmente, sobre las virtudes y ventajas del andamiaje para la recreación de la convivencia en clave democrática que hemos configurado reforma tras reforma desde la creación del IFE.

Es aquí donde entra el tema de la cultura cívica. En el México del nuevo siglo, en el que las alternancias y la convivencia de gobiernos de distintos emblemas partidarios, producto de la intensa y rica pluralidad política que cruza nuestra sociedad, son una realidad verificable, la cultura cívica sigue enfrentando muchos rezagos en relación con los avances logrados por las instituciones democráticas.

Necesitamos impulsar, con el mismo cuidado y sistematicidad con que hemos perfeccionado los procedimientos electorales para darle credibilidad a nuestros comicios, la construcción de estrategias y políticas públicas que engarcen el desarrollo de esos procedimientos con nuevas prácticas culturales que acompañen los grandes avances de nuestras elecciones.

Necesitamos que la sociedad tenga más elementos para ejercer sus derechos fundamentales y que le faciliten participar en la toma de decisiones públicas sobre los asuntos que le atañen (al menos en ésos). En pocas palabras, necesitamos superar la participación cíclica que inicia y acaba en los procesos electorales para que la ciudadanía asuma que su participación política debe ser algo recurrente y permanente en una democracia, que exija cuentas y respuestas a sus autoridades y que pueda mantener una labor vigilante del ejercicio de los poderes públicos.

Éstos son los desafíos que debemos enfrentar en materia de cultura cívica, y una contribución para ello son los Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática del INE. Ése es uno de los propósitos de esta colección: difundir todo aquello que ha nutrido y está detrás de la democracia que hemos construido.

La democracia ha engrandecido a nuestra nación. La ha hecho más incluyente e igualitaria en la dimensión electoral. El pluralismo político e ideológico ha vigorizado el desarrollo institucional y le ha dado voz a las minorías, y le ha garantizado a todos, sin distingo alguno, su derecho a participar en las elecciones, que no son otra cosa que el método que nos hemos dado para que todas y todos los ciudadanos, en condiciones de igualdad, podamos elegir a nuestros gobernantes y representantes, y premiar o castigar a nuestras autoridades en las urnas con nuestro voto.

Espero que esta reimpresión de la colección Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática del INE, en un formato más compacto, favorezca la difusión de ese conocimiento que nos ayudaría a superar nuestros déficits de ciudadanía y a valorar o revalorar la importancia de la convivencia democrática para construir esa nación incluyente y justa por la que han luchado nuestros padres y nuestros abuelos, generación tras generación.

DESCARGAR:

https://portal.ine.mx/wp-content/uploads/2021/02/CDCD-01.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*