Guía para la acción pública. Elecciones sin discriminación: Proceso Electoral Federal 2017-2018. Participar y organizar el proceso electoral.

Guía para la acción pública. Elecciones sin discriminación: Proceso Electoral Federal 2017-2018. Participar y organizar el proceso electoral.

La igualdad de trato a todas las personas es fundamental para hacer realidad el ejercicio de los derechos político-electorales que hacen posible la intervención efectiva de la ciudadanía en los asuntos y decisiones de la vida pública nacional.

La participación política es el elemento central en la vida democrática y no se restringe al acto de votar para elegir a quienes gobernarán y legislarán en un tiempo determinado, sino que incluye el conjunto de actividades implicadas en los procesos electorales y políticos, tales como la promoción de la participación ciudadana, la observación electoral y la participación en la función electoral. Es necesario el ejercicio efectivo de los derechos de ciudadanía, en condiciones de igualdad, para hacer funcional la democracia.

La democracia es una forma de gobierno que reconoce que en la sociedad coexisten ideologías, intereses, grupos sociales diversos, programas y sensibilidades distintas, y que esa diversidad enriquece y anima la vida social. Para que la democracia sea posible son necesarias las elecciones, a través de las cuales la ciudadanía ejerce sus derechos y elige entre diversas propuestas políticas para formar gobierno, integrar una representación nacional y otorgar legitimidad al sistema político.

México ha logrado avanzar en tener elecciones transparentes y con resultados fidedignos. Es la ciudadanía la que hace posible la elección al contar los votos y participar en su organización y vigilancia. Los comicios son cada vez más competidos y sus resultados más cerrados; no existe un partido político o candidatura que tenga la victoria segura en las urnas.

Hoy son varios los partidos y candidaturas que se disputan el poder y que tienen posibilidades reales de triunfo en las elecciones locales y federales. Por eso, ahora más que nunca, el voto de cada persona puede hacer la diferencia.

Uno de los propósitos centrales en el desarrollo de la legislación y las instituciones electorales fue el de ciudadanizar la organización de los procesos electorales para tener elecciones limpias, confiables y legítimas, transparentes en su operación y en sus resultados.

Asimismo, se ha buscado contar con árbitros independientes que aseguren tanto la autenticidad del voto y la efectividad de los derechos político-electorales de la ciudadanía en condiciones de igualdad como condiciones equitativas de competencia para los partidos políticos y candidaturas. Así, en cada una de las etapas del proceso electoral y en cada una de las áreas de responsabilidad de la elección está prevista la presencia ciudadana mediante varias figuras y funciones electorales.

Como resultado de la ciudadanización de la organización de las elecciones, miles de mexicanas y mexicanos participan en el proceso electoral, ya sea como parte de la estructura administrativa del Instituto Nacional Electoral (ine) o de los Organismos Públicos Locales (ople), que durante este ciclo contratan un enorme contingente de personal eventual para trabajar en las distintas tareas del proceso electoral, principalmente en las relacionadas con la capacitación electoral; o bien, en los Consejos Electorales locales, distritales y municipales, en la integración de las mesas directivas de casilla, como representantes de algún partido político o candidatura independiente en las casillas o en los consejos electorales y como observadores del proceso electoral. Al final del día, es la ciudadanía que acude a las urnas el día de la jornada electoral la que define, con su voto, el resultado de la elección.

Sin embargo, se requieren más que votos y elecciones bien organizadas para resolver los problemas que afectan a la sociedad. En las democracias no sólo es necesaria una cultura electoral incluyente que valore el sufragio (derecho), las elecciones (proceso), el sistema electoral (normas e instituciones) y a los actores electorales (ciudadanas y ciudadanos), sino también es indispensable que cada persona asuma su ciudadanía de forma activa y sea consciente de que sus derechos políticos no se agotan en el voto e implican responsabilidades hacia el conjunto de la sociedad.

Para lograr una democracia plena, se requiere que se cumplan las leyes, es decir que se respete el Estado de derecho y que, desde todas las instancias y frentes sociales, se promueva la igualdad de trato y la realización de los derechos humanos.

La aplicación del principio de igualdad y del derecho a la no discriminación exige la universalidad del sufragio, así como la adopción de medidas que aseguren el acceso y el ejercicio efectivo de derechos a todas las personas que participan en los procesos electorales. Si bien hay avances significativos en diferentes ámbitos de la democracia electoral y una am­pliación de los temas en ella incluidos, aún permanecen viejos y surgen nuevos dilemas de una cultura política discriminatoria que niega y restringe derechos a grupos sociales por razones de su identidad étnica, sexual, genérica, etaria, migratoria, de origen o condición social, nivel educativo, orientación e identidad de género, creencia religiosa o discapacidad.

La colección Guía para la Acción Pública (gap): Elecciones sin discriminación. Proceso electoral federal 2017-2018 se integra por cuatro cuadernos temáticos: 1) Participar y votar en igualdad, 2) Participar y organizar el proceso electoral, 3) Participar y votar el día de la elección y 4) Participar y opinar. Derechos de las niñas, niños y adolescentes.

En cada uno de ellos se desarrolla un tema específico, en función del ejercicio de los derechos políticoelectorales de la ciudadanía, particularmente de las personas y grupos que han sido y son objeto de una discriminación sistemática, y de las distintas etapas del proceso electoral (el antes, durante y después de la jornada electoral) que involucran la participación de la ciudadanía en condiciones de igualdad.

En este segundo cuaderno, Participar y organizar el proceso electoral, se identifican algunas de las actividades principales que conforman la primera etapa del ciclo electoral, desde el punto de vista de la acción ciudadana y de la igualdad de trato, poniendo énfasis en el desarrollo de estrategias y medidas igualitarias que contribuyen al ejercicio de derechos ciudadanos y a la realización de elecciones más abiertas, inclusivas y confiables.

Los procesos electorales demandan y cuentan con la participación ciudadana en todas y cada una de sus etapas, por lo que es necesario erradicar las prácticas que obstaculizan e imponen restricciones indebidas al disfrute de los derechos político-electorales de los grupos de población histórica y estructuralmente discriminados de los asuntos públicos. Esta Guía es un recurso informativo, de formación y orientación dirigida a todas las personas que participan en la organización de las elecciones y como ciudadanía electora, compartiendo la idea de que “uno de los contextos más favorables para aprender a vivir en democracia es precisamente el de la participación activa en los procesos de conformación y renovación de los poderes públicos”.

En sintonía con los objetivos y las líneas de acción de la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (Encívica) 2017-2023 del ine esta herramienta busca contribuir a la generación y difusión de información para el ejercicio igualitario de la ciudadanía; la promoción, conocimiento y ejercicio responsable de los derechos político-electorales y del derecho a la no discriminación; la creación de espacios de diálogo e interacción democrática, y la promoción de derechos y de una cultura incluyente en los entornos de convivencia de niñas, niños y adolescentes. Las normas internacionales y nacionales de derechos humanos y electorales vigentes marcan la pauta para el desarrollo de los contenidos de esta Guía.

En cada uno de los cuadernos temáticos se reconocen buenas prácticas de igualdad de trato en los procesos electorales, a la vez que se identifican problemas y oportunidades para sugerir la adopción inmediata y/o progresiva de medidas para la igualdad (medidas de nivelación, medidas de inclusión y acciones afirmativas) que garanticen el ejercicio efectivo de los derechos político-electorales de todas las personas, al margen del origen étnico, el género, la identidad de género, la discapacidad, la apariencia, la orientación sexual y la identidad de género, la edad, la situación de migración o cualquier otra condición personal y/o colectiva.

La Guía para la Acción Pública electoral surge por iniciativa de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del ine y del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y está dirigida a toda la ciudadanía que hace posible la realización de las elecciones e interviene en los distintos momentos, funciones y actividades implicadas en el proceso electoral, así como a los partidos políticos y agrupaciones políticas nacionales, las personas que participan en las candidaturas de los partidos o como independientes a los cargos de elección popular, los Tribunales Electorales y la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade), las organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación social.

Es importante consultar e incluir las voces y perspectivas de quienes han visto restringidos sus derechos político-electorales debido a prácticas discriminatorias.

En este sentido, la elaboración de este material se ha visto enriquecida y fortalecida con la opinión de personas que forman parte de los grupos discriminados de manera directa y/o a través de las organizaciones sociales representativas de sus intereses, además de contar con los aportes de funcionarios/as electorales y de personas e instituciones especialistas en materia del derecho a la no discriminación.

Esta Guía es resultado del compromiso que comparten el ine y el Conapred para hacer realidad el ejercicio efectivo de los derechos y obligaciones político-electorales de la ciudadanía sin discriminación alguna. La recreación de la democracia y las acciones por la igualdad son tareas que competen a toda la sociedad y suponen responsabilidades compartidas de las instituciones públicas de cara a la sociedad. La construcción de ciudadanía es un desafío de toda la sociedad.

DESCARGAR:

https://portal.ine.mx/wp-content/uploads/2019/04/guia_para_la_accion_publica_participar_y_organizar_2017-2018.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*