Migración en tránsito, pobreza y discriminación en el territorio mexicano

Migración en tránsito, pobreza y discriminación en el territorio mexicano

Desde que inició la era humana en este planeta, la migración ha sido una constante. Así como los peces se desplazan de un mar a otro y las aves surcan el firmamento, hombres y mujeres cambiamos de lugar de residencia en busca de mejores condiciones de vida.

En ocasiones son conflictos bélicos, étnicos, ecológicos o desplazamientos forzados los que conducen a migrar, en otras, como en el caso de quienes utilizan el territorio mexicano en su tránsito hacia Estados Unidos de América, la principal causa de la migración es la pobreza.

Así, en la pretensión de encontrar una vida mejor, las y los migrantes afrontan múltiples problemas: discriminación, robos, maltratos, falsas acusaciones, engaños, violaciones físicas, entre otras transgresiones a sus derechos humanos y desafortunadamente, no en pocos casos migrar es sinónimo de tragedia, tristeza y, lo que es peor, muerte.

Al pensar cómo iniciar el presente trabajo, se agolpan en mi mente una gran cantidad de violaciones a los derechos humanos que enfrentan los migrantes en general y en particular aquellas personas que transitan por diversos países antes de llegar al lugar de destino. También evoco las vivencias que he tenido oportunidad de investigar, así como acompañar, y que se refieren a diversos desplazamientos de hombres y mujeres.

En especial me llega el recuerdo del llanto de María, cuando como empleada en un campo agrícola de California, solicitó permiso al capataz para ir al servicio sanitario y, una vez en el lugar, se tomó fuertemente el vientre pues sintió mucho dolor y en esos momentos dio a luz una niña que cayó en el interior de la letrina, ante el desconcierto de María, quien, a sus catorce años, desconocía que estaba embarazada.

Llena de miedo, de sorpresa y otras emociones provocadas por el trauma de migrar y el abuso sexual de que fue objeto meses antes, por el traficante de humanos cuando cruzó la frontera norte de México hacia el vecino país, retornó a su tarea de cortar lechuga hasta que fue llevada a prisión, acusada de intento de homicidio.

Después de cuatro años y una vez que consideraron las atenuantes jurídicas relacionadas con su condición de indígena monolingüe de mixteco, su corta edad y demás características, quedó en libertad y fue regresada a México.

Su hija había sido dada en adopción y ella no pudo retornar a su pueblo de origen porque sus familiares se negaron a recibirla, pues, en su opinión, “ya no valía como mujer”.

En mi sentir, este caso, cargado de múltiples implicaciones relacionadas con la migración y los derechos humanos, constituye un solo y mínimo ejemplo del sufrimiento de quienes por necesidad salen de su comunidad natal a enfrentar problemas durante todo el ciclo migratorio: desde que dejan el lugar donde nacieron, en el tránsito, en los lugares de destino y hasta cuando vuelven a sus sitios de origen.

Desde luego, los problemas se incrementan en el recorrido, principalmente cuando los lugares de origen son muy distantes de las zonas de destino; peor aún, cuando necesitan atravesar diversos países y, como le sucedió a María, enfrentan discriminación por sexo, condición social, pertenencia étnica, analfabetismo y desconocimiento de derechos, entre otros.

México es un territorio que, no obstante ser un lugar de recepción y expulsión de migrantes, es utilizado en gran medida para el tránsito migratorio de quienes pretenden llegar a Estados Unidos de América.

El intenso flujo ilícito existente en este país ha tenido una fuerte repercusión en la comisión de violaciones a los derechos humanos en contra de grandes contingentes de personas en continuo movimiento, que padecen por lo común pobreza y discriminación.

En un primer momento me refiero al fenómeno migratorio en general, haciendo alusión a las principales características de las fronteras mexicanas, así como a las rutas por lo común utilizadas para el tránsito de indocumentados.

Más adelante abordo las más sobresalientes violaciones a los derechos humanos y las mayores problemáticas que enfrentan las personas migrantes en tránsito por este país; posteriormente trato sobre los impactos que tiene el hecho de alejarse de la comunidad de nacimiento.

Enseguida expongo, como ejemplo de caso, lo sucedido a un hombre afrodescendiente de nacionalidad hondureña, que durante su paso por México y en clara violación a sus derechos fue discriminado y puesto en prisión por más de cinco años. Termino el presente fascículo con una breve conclusión.

DESCARGAR:

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/fas-CTDH-Migracion-Transito_1.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*