Derechos sexuales y reproductivos: un asunto de derechos humanos

Derechos sexuales y reproductivos: un asunto de derechos humanos

Como se ha apuntado, las mujeres siguen siendo objeto de discriminación y violencia por ello, en 1979, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, (CEDAW, por sus siglas en inglés).

La cual reconoce la necesidad de llamar la atención de manera específica sobre los derechos de las mujeres, sobre todo en la medida en que siguen existiendo relaciones de género que no son equitativas para las mujeres y que es necesario revisar las especificidades de cada género para lograr la equidad de género, eliminando las restricciones de oportunidades para el desarrollo personal, la autonomía y la independencia económica de las mujeres, pues dichas restricciones también constituyen violaciones a los derechos humanos.

El movimiento feminista ha señalado cómo la dicotomía público/privado, ha servido para consolidar el autoritarismo masculino, la violencia contra la mujer, en el ámbito mismo del hogar; las decisiones sobre procreación, los embarazos no deseados, los abortos igualmente no deseados, los matrimonios forzados y precoces, las violaciones en el seno matrimonial, y la imposibilidad de lograr una satisfacción plena de las aspiraciones femeninas. Las feministas identificaron como centros de la dominación patriarcal, esferas de la vida consideradas “privadas”. Así, analizaron las relaciones de poder que estructuran la familia y la sexualidad; sintetizándolo en un eslogan: “lo personal es político”.

Para Kate Millet, una de las principales pensadoras feministas, lo que ocurra en el orden de lo privado, en este caso, circunscrito a la familia, tiene consecuencias en el orden de lo social pues ahí se desarrollan las relaciones de poder que están en la base del resto de las estructuras de dominación. Algunas cifras que sustentan las afirmaciones de Millet, recogidas por Amnistía Internacional son:

• 47 mil mujeres embarazadas mueren cada año por complicaciones derivadas de abortos en condiciones de riesgo.

• 14 millones de adolescentes dan a luz cada año, sobre todo, debido a relaciones sexuales forzadas y embarazos no deseados.

• Entre 100 y 140 millones de mujeres en África han sido sometidas a mutilación genital.

• Las mujeres y niñas de grupos marginados, tales como las de castas inferiores o que viven en la pobreza, las lesbianas y las mujeres transgénero enfrentan un enorme riesgo si tratan de ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.

• El 30% de las adolescentes entre 15 y 19 años del mundo están casadas.

• En el mundo han sufrido agresión sexual cerca de 15 millones de niñas menores de 18 años.

• En la Unión Europea, una de cada tres mujeres ha sufrido agresiones o abusos sexuales desde los 15 años de edad.

• Nueve países en el mundo prohíben el aborto en todos los casos, incluso cuando éstos son espontáneos. Se obliga a dar a luz a niñas violadas y mujeres con enfermedades incompatibles con el embarazo tienen que elegir entre la posibilidad de morir y pasar años en la cárcel.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/40_Cartilla-Derechos-sexuales-reproductivos.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*