Prácticas de revisiones indignas a las personas que visitan centros de reclusión estatales y federales de la República Mexicana

Prácticas de revisiones indignas a las personas que visitan centros de reclusión estatales y federales de la República Mexicana

ANTECEDENTES

Una de las violaciones a los derechos humanos que con mayor frecuencia se presenta en la mayoría de los centros de reclusión es, precisamente, la relacionada con las revisiones que atentan contra la dignidad de familiares, amistades y abogados que visitan a los internos, que van desde una revisión corporal sin el menor respeto, hasta situaciones extremas en las que las personas son obligadas a despojarse de sus ropas, realizar “sentadillas”, colocarse en posiciones denigrantes, e incluso se les somete a exploraciones en cavidades corporales.

Es importante hacer notar que, en la práctica, son varios los obstáculos para modificar estas conductas que atentan gravemente en contra de la dignidad de la persona; por ejemplo, la mayoría de los agraviados se niegan a formular sus quejas por miedo a represalias en contra de los internos o de quienes las padecen; asimismo, personal de seguridad y custodia solicita dádivas para exentar de estas revisiones inapropiadas a quienes tienen posibilidades económicas.

Algunos afectados prefieren someterse a tales vejaciones antes de permitir que otras personas, incluyendo a sus propios familiares, se enteren de que han sido objeto de tratos degradantes; en otros casos, se ha detectado que no se denuncian tales conductas por ignorancia, ya que los agraviados ni siquiera sospechan que se trata de actos violatorios de sus derechos fundamentales, y desde luego, las autoridades de los establecimientos de reclusión les hacen creer que es un requisito legal someterse a ellas para visitar a sus familiares o amigos recluidos.

Por tal motivo, consideramos que el número de quejas relacionadas con la práctica de revisiones indignas a quienes visitan a los internos en los establecimientos de reclusión, presentadas ante esta Comisión Nacional y ante los organismos estatales protectores de derechos humanos, de ninguna manera corresponde a la realidad, pues estas violaciones se dan cotidianamente.

No obstante lo anterior, en el presente año se han recibido nueve quejas en esta Comisión Nacional, en las cuales se señala la práctica de revisiones indignas, en las que los visitantes, incluyendo a los defensores, son desnudados y se les exploran cavidades corporales.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Recomendacion-General-01.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*