Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y Diagnóstico sobre la situación de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes en México

Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y Diagnóstico sobre la situación de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes en México

PRESENTACIÓN

“Que en nueva legislación no se admita la tortura”, así se expresaba, en la Constitución de 1814, el consenso institucional mexicano contra este flagelo. Desde entonces, la condena de la tortura forma parte de nuestra tradición jurídica. Sin embargo, a más de dos siglos, se sigue cometiendo de manera generalizada. Una evidencia de esta práctica la constituye el Censo Nacional de Derechos Humanos 2018 del Instituto de Estadística Geografía e Informática (INEGI), según el cual durante 2017 los Organismos Públicos de Derechos Humanos (OPDH) registraron 7,161 (5,517 las comisiones estatales y 1,644 la Comisión Nacional) violaciones a los derechos humanos relacionadas con el derecho a no sufrir tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Esta escalofriante cifra no refleja la cifra negra. Si bien la tortura y el maltrato no se aplican únicamente en los lugares de detención, estos constituyen un ámbito en el que las personas están en situación de especial vulnerabilidad. La Ley General para Prevenir Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (Ley General), promulgada el 26 de junio de 2017, establece un nuevo paradigma en las políticas de prevención de la tortura y el maltrato en México Esta Ley General regula el funcionamiento del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT), adscrito a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos como un ente autónomo. Se le confirió el mandato de ser la instancia encargada de la supervisión permanente y sistemática de los lugares de privación de libertad en todo el territorio nacional, de conformidad con el protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura y otros tratos o penas Crueles Inhumanos o Degradantes.

El MNPT cuenta con un órgano de gobierno denominado Comité Técnico, el cual está conformado por cuatro personas representantes de la Sociedad Civil y la Academia que son expertos en la prevención de la tortura, nombrados por el Senado de la República en abril de 2018, así como por el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos quien lo preside y cuya Secretaría Técnica la asume la Directora Ejecutiva del MNPT. El MNPT posee reglamento propio, bases de operación para su funcionamiento, así como lineamientos generales relativos a las modalidades y procedimientos que deberán seguirse durante las visitas a los lugares de privación de la libertad y de elaboración de informes. Es importante señalar que en año 2018 el MNPT contó con la asesoría y acompañamiento de organizaciones internacionales y nacionales tales como la Asociación de Prevención de la Tortura (APT), International Bar Association, Documenta y Sin Fronteras. Otra circunstancia importante de mencionar es que, tratándose de los derechos de las personas privadas de la libertad, la Ley Nacional de Ejecución Penal establece obligaciones tanto al Ministerio Público, a la Defensoría Pública, así como a los Jueces de Ejecución, mediante procedimientos que garanticen la protección a la integridad de aquellas.

De acuerdo con el Informe adjunto, no existen condiciones de dignidad para las personas privadas de la libertad, ya que hemos encontrado falta de infraestructura. En la mayoría de los Centros visitados se detectó que es insuficiente el presupuesto asignado para su mantenimiento y funcionamiento; no cuenta con un programa de capacitación; no tienen programas o protocolos de supervisión; presentan insuficiente personal de seguridad, custodia y técnico penitenciario; en la mayoría de los Centros las personas privadas de la libertad no cuentan con actividades laborales, educativas y deportivas y están expuestas a lugares insalubres en celdas sin ventilación e iluminación artificial, carentes muchas veces de agua y consecuentemente faltos de higiene y con malos olores; muchos Centros no cuentan con Reglamento Interno, Manual de Procedimientos o si los tienen, éstos no se encuentran actualizados; al ingreso del Centro no se les proporciona a las personas privadas de la libertad el Reglamento Interno o información relativa a sus derechos y deberes, ni se les proporcionan los artículos necesarios para su aseo diario.

Por otra parte, estos centros carecen de registros de personas privadas de la libertad con adicciones que se encuentren en programas o protocolos de tratamiento, además de que, en su mayoría, no poseen programas de prevención de adicciones.

Durante el trabajo de campo se han visitado 645 Centros, donde se han hecho labores de supervisión, seguimiento, difusión y sensibilización, en todas ellas acompañados por las Comisiones Estatales de Derechos Humanos, y se han emitido 95 Recomendaciones, además de distribuido un total de 44,581 pósters, trípticos y libros sobre la prevención de la tortura.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Informe-Ejecutivo-2018-Tortura.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*