Democracia y desigualdad en América Latina

Democracia y desigualdad en América Latina

En el marco de la III Feria del Libro Claustro de Sor Juana, organizada en colaboración con el Instituto Federal Electoral en torno al tema “Política y democracia”, el 23 de septiembre de 1996 el connotado politólogo español Ludolfo Paramio dictó la conferencia magistral “Democracia y desigualdad en el umbral del siglo XXI”.

El autor nos propone este nuevo título, en el que aborda el tema desde una perspectiva que involucra los más recientes acontecimientos políticos en América Latina.

El autor centra su análisis en los procesos de democratización y en las coincidencias de dichos procesos con las etapas de ajuste económico que ha experimentado América Latina en los años recientes, lo que ha tenido como resultado el hecho de que la desigualdad se ha enconado, lejos de atenuarse como fruto de la democratización.

Ello desafía las percepciones tradicionales de la ciencia política, según las cuales la democracia favorece el desarrollo económico y social.

Para intentar responder al cuestionamiento que lleva implícito el hecho antes mencionado, Paramio se enfoca en los mecanismos de representación de intereses que podrían ejercer una acción colectiva para revertir los efectos adversos de las modificaciones en la economía; es decir, en el funcionamiento de las instituciones democráticas y, más concretamente, en el sistema de partidos.

Desde su punto de vista, los modelos económicos prevalecientes en la región antes de los procesos de ajuste se acompañaban de mecanismos clientelares de distribución de los bienes públicos, con lo cual se desarrolló una visión particularista de la función política en general y, específicamente, de los partidos políticos.

Así, sostiene el autor, se generó un “funcionamiento atípico” dentro del sistema político, en el cual los partidos se constituyeron “como coaliciones de grupos e intereses particulares, y no como proyectos políticos con un modelo de sociedad […]” En situaciones de reajuste económico, las inercias de estos mecanismos de representación particularista pueden conducir a la pérdida de la credibilidad en los gobiernos e, incluso, en los partidos y en la función política como un todo, si los ciudadanos no perciben la capacidad del gobierno para manejar adecuadamente los resultados económicos adversos, si las reformas no consiguen traducirse en mejorías significativas para la población en un plazo determinado o si las antiguas prácticas clientelares pierden su eficiencia, ya sea porque la propia economía lo provoque o porque los ajustes desmantelen los viejos grupos de intereses (sindicatos y clases medias, por ejemplo).

El resultado de estos procesos es la notable disminución de lo que Paramio califica como “identificación partidaria”. Esto es, la merma en la eficacia de la representación política de los partidos, las instituciones que en una democracia deben ejercer ese papel, lo que da lugar a que la ciudadanía opte por alternativas extrapartidarias, hecho que acentúa “la tendencia del régimen democrático a derivar hacia una democracia delegativa”.

Retomando el tema de la desigualdad, el autor considera que el problema se centra, entonces, en fortalecer una institucionalidad democrática, con formas de representación del interés general (vale decir, que trasciendan las prácticas particularistas) capaces de establecer políticas que permitan conducir un desarrollo económico con equidad, incluso en contextos de ajuste global.

Siguiendo esta línea Paramio plantea como conclusión la importancia primordial que tiene la política en la solución de los problemas sociales.

Como se observa, los temas que aborda Paramio son de notable actualidad y significación, por lo que el Instituto Federal Electoral incluye este trabajo como el número seis de la colección Conferencias Magistrales.

DESCARGAR:

https://portal.ine.mx/wp-content/uploads/2021/02/CM6_baja.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*