Teoría crítica del reconocimiento y derechos humanos contemporáneos

Teoría crítica del reconocimiento y derechos humanos contemporáneos

El Centro Nacional de Derechos Humanos presenta este número 25 de la revista Derechos Humanos México. Resultado del esfuerzo colectivo, en esta ocasión se consideró pertinente proponer un conjunto diverso como muestra de la labor multidisciplinaria que ha caracterizado a este centro de investigación.

A la variedad temática se conjunta ahora un tratamiento igualmente distinto desde las perspectivas teóricas. Esperamos que el resultado sea interesante y útil en la defensa y promoción de la cultura de los derechos humanos.

El primer texto de este número es “Teoría crítica del reconocimiento y derechos humanos contemporáneos”, en el que Alán Arias Marín emprende un complejo abordaje a la temática de la identidad y su interrelación.

La propuesta central del texto es que la lucha por el reconocimiento es uno de los aspectos principales de la teoría de los derechos humanos, particularmente en las últimas décadas.

Debido a que los movimientos sociales en torno a los derechos humanos han desplazado su interés de las demandas de redistribución hacia el reconocimiento de su identidad, este aspecto teórico resulta central para su estudio y defensa contemporáneos.

El autor parte de la idea de que los derechos humanos son resultado de movimientos globales socioculturales que deben analizarse como resultado de condiciones históricas específicas.

Este desplazamiento temático de los derechos humanos subyace a la transformación de la lucha por el reconocimiento, desde un punto de origen cultural, hacia su enlace contemporáneo con la dignidad como eje. Arias recorre el largo camino por el reconocimiento a partir del debate teórico que ha generado.

Al mismo tiempo describe puntualmente los altos en el camino de la construcción de los derechos humanos como centro de referencia. Para él, los alcances e implicaciones históricas de este debate son uno de los puntos medulares de análisis que deben ser tomados en cuenta para establecer, como propone, un primer resultado.

En su caso presenta un modelo teórico, con dos alternativas, que permita analizar el reconocimiento con el propósito de permitir y facilitar su articulación con el movimiento, más amplio, de los derechos humanos.

El primero de los modelos entiende al reconocimiento como categoría discursiva dentro de un marco de referencia fundamentalmente político. En el segundo, el reconocimiento aparece en su modalidad de configuración, inserto dentro de un proceso diacrónico, como resultado de condiciones históricas que lo determinan. Y esto explica, en parte, la riqueza y diversidad del movimiento de los derechos humanos.

El vertiginoso desarrollo del ciberespacio ha sido visto comúnmente como un parteaguas tecnológico cuyo beneficio indiscutible para el desarrollo humano casi nunca es ponderado a la luz del tipo de riesgos que lleva implícito. Carlos Brokmann propone en “Derechos humanos, ciberespacio y seguridad” una mirada necesariamente breve a algunos de las amenazas que aparecen de forma cada vez más evidente en este sentido.

Como subraya el título del texto, es la interrelación fundamental entre la seguridad y los derechos humanos que tiene lugar en el ciberespacio el eje de análisis y base de la propuesta para armonizar ambos principios. Parte de la aceptación de que la rápida incorporación a las redes electrónicas de comunicación ha tranformado la realidad y que el aislamiento es una imposibilidad histórica, por lo que debemos reconocer los riesgos latentes y las amenazas presentes que comienzan a manifestarse de manera cada vez más clara.

En este sentido propone que los riesgos de ciberseguridad podrían clasificarse en aquellos de seguridad nacional y aquellos de seguridad pública. Los primeros preocupan a los Estados, los aparatos multinacionales y se refieren al grave riesgo de ataques militares o terroristas. En el segundo caso la seguridad pública es amenazada por la creciente delincuencia que roba, trafica bienes y personas, lava dinero, extorsiona y comete un sinfín de crímenes.

Estos dos factores afectan a los derechos humanos en el plano del ciberespacio, pero el factor que más preocupa a Brokmann son los riesgos que implica para éstos la restricción de su empleo de manera unilateral.

La supervisión de comunicaciones, rastreo sistemático, desinformación y vulneración de los derechos a la libertad de información y de expresión son apenas una mínima expresión de lo que ocurre de manera cotidiana en todo el orbe.

Además, las pocas medidas tomadas hasta ahora por México tienden a proteger y favorecer a grupos de interés específicos, dejando de lado el principio del bien común. Para el autor, a pesar de que existe una tensión inherente entre los objetivos y métodos para proteger los derechos humanos y la seguridad en el ciberespacio, existen campos comunes.

La protección de las personas, su dignidad, conocimiento, identidad y propiedad son objetivos compartidos por ambos.

Se propone, finalmente, algunas pautas que permitirían, tentativamente, establecer un equilibrio en la urgente búsqueda de la protección de la seguridad y los derechos humanos en esta área. Mireya Castañeda Hernández presenta, en “La interpretación más favorable de las ‘categorías protegidas’ y la ‘discriminación social’.

Análisis a partir del caso Atala Riffo”, un análisis puntual de esta sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Sostiene que uno de los puntos medulares de la justiciabilidad de los derechos humanos se basa en el estudio de casos y sentencias.

El derecho a la no discriminación es un concepto jurídico complejo, debido a las múltiples aristas e instrumentos internacionales y nacionales que pueden ser invocados para su protección o definición. Partiendo de estos enunciados, comienza el abordaje de la sentencia de la CIDH como un importante precedente en el tratamiento del derecho a la no discriminación al analizar y emitir una sentencia paradigmática en el caso Attalo Riffo y niñas vs. Chile.

El primero de los ejes de discusión de la autora es el principio pro persona, es decir la interpretación más favorable a la persona (en este caso, las víctimas) en relación a los motivos expresamente prohibidos para la discriminación. Un segundo eje analítico del texto es puntualizar las obligaciones que han adquirido los Estados parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) en lo referente a la discriminación social. Con base en la CADH, su tribunal, la CIDH, emitió una sentencia condenatoria que considera al Estado de Chile responsable de diversas violaciones.

El caso Atala Riffo y niñas vs. Chile ha sido considerado paradigmático por los alcances de sus conclusiones. Se trató de un juicio en la que el padre divorciado demandó la custodia de sus hijas debido a que la madre, la jueza Karen Atala Riffo, se había declarado públicamente lesbiana tras su separación.

El tribunal supremo chileno falló en favor del padre por considerar que las prácticas de la madre pondrían en riesgo a sus hijas. En 2008 CIDH aceptó un caso LGBT por primera ocasión, bajo la premisa de la igualdad en la protección ante la ley.

Lo sentenció en 2010, considerando que la “discriminación social” basada en preferencias sexuales es incompatible con la CADH. Además de reintegrar a las niñas a la custodia materna, la corte ordenó al Estado chileno medidas de no repetición, incluyendo capacitación a funcionarios y promover políticas de no discriminación.

La autora del texto considera que la sentencia del caso, que condena a Chile específicamente, resulta importante para México.

Es fundamental recordar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido en tiempos recientes que la jurisprudencia derivada del sistema interamericano es vinculante para México, siempre que resulte en mayor grado de protección de los derechos humanos. Mireya Castañeda destaca dos elementos centrales del caso Atala Riffo y niñas vs. Chile.

El primero es que la sentencia de la CIDH fortalece la interpretación más favorable de las “categorías prohibidas” en la discriminación. Por otro lado, subraya la importancia de la sentencia como base para enfrentar la “discriminación social” que se encuentra comúnmente arraigada en prejuicios y prácticas cotidianas.

La sentencia y sus derivaciones pueden constituir de esta manera un instrumento fundamental para luchar contra las manifestaciones históricas o culturales de la discriminación por preferencias sexuales.

DESCARGAR:

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/rev_DH25.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*