Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes

Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes

Desde la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, se reconoce universalmente la prohibición absoluta de la tortura como una norma de ius cogens, dicho señalamiento sería detalladamente abordado en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, así como la necesidad de prevenirla en el Protocolo Facultativo de la referida Convención.

Este Protocolo además, insta a los Estados partes a cumplir con dicha obligación mediante el establecimiento de un sistema de visitas periódicas a los lugares de detención, surgiendo así los Mecanismos Nacionales de Prevención de la Tortura.

Por ser la tortura una de las más graves violaciones a los Derechos Humanos que puede sufrir una persona, los Estados miembros de Naciones Unidas se vieron obligados a trabajar insistentemente para lograr su erradicación.

Así mismo, el sistema interamericano aportó instrumentos valiosos para ampliar las consideraciones y ámbitos de protección a las víctimas a través de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.

México firmó el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes el 23 de septiembre de 2003, y ratificó el instrumento el 11 de abril de 2005, entrando en vigor el 22 de junio de 2006. Desde el 25 de junio de 2007, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es reconocida como la instancia en México en donde se llevan a cabo las funciones asignadas en los artículos 17 y 18.4 del Protocolo Facultativo para los Mecanismos Nacionales de Prevención de la Tortura, tras una previa regulación de su funcionamiento prevista en el convenio de colaboración entre la CNDH y diversas dependencias del Ejecutivo Federal, signado el 22 de junio del mismo año. Derivado de la aceptación por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, de la instauración y funcionamiento de un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT), el Consejo Consultivo de la CNDH aprobó la modificación al artículo 61 del Reglamento Interno, en donde, se estableció como responsable de coordinar las acciones de este Mecanismo Nacional, a la Tercera Visitaduría General.

Este Organismo Nacional desde el momento en que asumió dicho compromiso, ha instado, en repetidas ocasiones, a las distintas autoridades del país, a fortalecer el mandato y la capacidad de acción del MNPT, de tal suerte que les sea permitido cumplir con tan importante labor de prevención. A 10 años de su creación, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, se ha consolidado como el órgano encargado de verificar las condiciones de estancia de las personas privadas de la libertad en el país, además de tener el compromiso de promover acciones diversas para prevenir la tortura.

Es en virtud de esta celebración, se publica el Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, mejor conocido como “Protocolo de Estambul” herramienta práctica de apoyo para ser utilizado como guía en el análisis de casos de tortura.

Es de reconocer que las acciones que se realizan en este Organismo Nacional, se encaminan a fortalecer una cultura de prevención y de legalidad, promoviendo, respetando, protegiendo y garantizando los derechos humanos. Con esta publicación, esta Comisión Nacional pretende dar una mayor difusión del instrumento que se ha posicionado como una herramienta fundamental a utilizar en cualquier investigación que se realice en torno de la tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Lib_Protocolo_Estambul.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*