Los derechos humanos de las y los jóvenes que viven con VIH

Los derechos humanos de las y los jóvenes que viven con VIH

En México se consideran jóvenes, a las personas entre los 12 y 29 años de edad.1 A su vez los jóvenes se dividen en dos grupos:

1. Jóvenes adolescentes: todas aquellas personas que cuentan con 12 años y son menores de 18 años de edad, y;

2. Jóvenes mayores de edad: todas aquellas personas con los 18 años cumplidos y hasta los 29 años.

Una de las diferencias entre jóvenes adolescentes y mayores de edad radica en el reconocimiento jurídico del desarrollo de sus capacidades.

Las y los jóvenes adolescentes que la Constitución denomina “personas en desarrollo”, y que la Convención sobre los Derechos del Niño los incluye dentro de su definición de niño, no cuentan con Capacidad Jurídica de Ejercicio, que es la facultad para que dichas personas puedan ejercitar sus derechos y cumplir sus obligaciones por sí mismas.

El Código Civil Federal establece que esta restricción a la personalidad jurídica no debe menoscabar la dignidad de la persona dejando claro que los incapaces, es decir, las personas que no cuentan con esta atribución legal, pueden ejercitar sus derechos o contraer obligaciones por medio de sus representantes legalmente reconocidos, como son: el padre, la madre, tutor o quienes ejerzan la representación legal de la persona menor de edad.

La capacidad de ejercicio se adquiere a partir de la mayoría de edad, que de acuerdo con el mismo Código Civl Federal “comienza a los dieciocho años cumplidos” y faculta al mayor de edad a “disponer libremente de su persona y de sus bienes”, a pesar de que las y los jóvenes adolescentes no cuentan con capacidad jurídica suficiente para ejercitar sus derechos, cuentan con la Capacidad de Goce que es la aptitud para adquirir derechos y asumir obligaciones; por tanto, al igual que todas las personas dentro del territorio nacional, las y los jóvenes que viven con VIH son acreedores a gozar de todos los derechos humanos, los cuales bajo ninguna circunstancia podrán estar sujetos de supeditarse a los derechos derivados de la tutela, custodia, patria potestad o cualquier tipo de representación legal de que recaiga sobre la persona menor de edad.

Por el contrario, el Estado tiene la obligación de impartirles, en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que puedan ejercer plenamente los derechos reconocidos por la legislación nacional.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/DH-Jovenes-VIH.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*