Conflicto, resistencia y derechos humanos

Conflicto, resistencia y derechos humanos

Los trabajos que integran este libro Conflicto, resistencia y derechos humanos. Ensayos sobre (neo) zapatismo son expresión de una unidad, retoman la reflexión acerca de partes sintomáticas de un todo, por lo demás, todavía inconcluso y en curso, el movimiento zapatista.

Bajo esta lógica, se han seleccionado los textos aquí compilados que refieren a momentos sintomáticos, que dan —en buena medida— cuenta de esta evolución, y que buscan explicar la naturaleza del movimiento zapatista y del conflicto armado en Chiapas, desde sus inicios y a lo largo de los ya más de veinte años que tiene en activo.

El empeño pudiera definirse como el de una actitud crítica perseverante, percibida tempranamente como una aporía.

Se trata de reconocer el sentido social y justiciero del movimiento, así como sus elementos virtuosos, pero sin soslayar los defectos, las contradicciones y la gran antinomia irresuelta de una violencia revolucionaria que se presume democrática.

Condición política y moralmente ambivalente que es inherente a los movimientos políticos y sociales determinados por el talante propio de la disidencia armada y extrema.

El libro busca desarrollar una comprensión y una explicación del fenómeno —histórico-social— del movimiento zapatista, sin renunciar a la teoría, para intentar una aproximación mejor (probablemente más abstracta) a la política. Al estar al acecho y señalar los puntos de inflexión en el proceso, se busca dar cuenta del conjunto y, así, se ensaya una reconstrucción de su dinamismo. Una imagen.

Los diferentes ensayos y artículos que conforman el presente libro, no obstante el contenido crítico y polémico que implican, buscan sistematizar y explicar la racionalidad estratégica, discursiva y simbólica de las diferentes estrategias que ha adoptado el movimiento (neo)zapatista y que lo han hecho evolucionar tanto discursiva como programáticamente: 1) el sentido inicial (insurreccional) del movimiento, 2) los contenidos y el debate acerca de los temas torales de la Reforma Constitucional en materia de derechos y cultura indígena, 3) su antecedente en Los acuerdos de San Andrés Larráinzar y su formulación interpretativa en el “Proyecto de reforma constitucional de la COCOPA”, 4) así como los debates durante el proceso legislativo y la Caravana Zapatista, 5) La Otra campaña y el giro discursivo multicultural del pensamiento del EZLN, son sólo algunos de los nudos problemáticos materia de análisis.

El libro que aquí presentamos está compuesto de una serie de ensayos y/o artículos, algunos de ellos ya publicados como artículos en revistas especializadas de México y del exterior o, bien, como capítulos de libros.

Habíamos sido reticentes a publicar un libro así confeccionado —pese a que es lo habitual— por un prurito intelectual (nos gustan los libros construidos como tales, dotados de una línea argumental propia); asimismo, en virtud de que, si bien hemos dado seguimiento al desarrollo del movimiento (neo)zapatista, los intereses principales de nuestro trabajo común e individual han transitado a otros temas, si bien conexos con varios de los temas y problemas abordados en estos ensayos, más acuciantes y de mayor interés y articulación con las problemáticas actuales.

Con frecuencia éramos interrogados por los textos anteriores o nos eran solicitadas nuevas copias, ese persistente y dilatado interés ha sido uno de los elementos que nos han decidido a su publicación.

Otro argumento para proceder a la publicación conjunta de estos textos ha sido, sin duda, la convicción de que al ordenarlos en una sucesión lógica y, en algún sentido, complementaria y cronológicamente, los ensayos ofrecerían una visión de conjunto, referenciales por su carácter contrapunteado y a contrapelo de las versiones dominantes de la gran mayoría de la literatura producida respecto de la evolución y desarrollo del EZLN y del movimiento social que lo ha acompañado. Se trata de una perspectiva metodológica e ideológica diversa de la mirada habitual y al uso. Los ensayos que conforman el libro Conflicto, resistencia y derechos humanos.

Ensayos sobre (neo)zapatismo, ofrecen una mirada heterodoxa (lo diverso o desviado de la doxa). Por último, aunque no lo último, por supuesto, ha sido la persistente exhortación de Henri Favre para que pusiéramos juntos en una sola publicación algunos de nuestros artículos; en su opinión, los textos serían una contribución al entendimiento del movimiento zapatista que cimbró al país en 1994, pero también ayudarían a la comprensión de muchos movimientos de “izquierda radical” (no necesariamente armados) y/o movimientos que en América Latina se han desarrollado en las últimas décadas e, incluso, en la actualidad. Al conjunto de artículos referido lo hemos titulado Conflicto, resistencia y derechos humanos. Ensayos sobre (neo)zapatismo.

Pensamos que los tres conceptos seleccionados en el título del libro remiten, con suficiente rigor teórico, a características centrales y definitorias que caracterizan suficientemente al movimiento y su discurso encabezado por el EZLN en sus diferenciadas etapas de desarrollo. La inclusión del sufijo neo, utilizada esporádica e indistintamente con zapatismo, obedece a la intención de recordar las diferencias específicas de este movimiento contemporáneo con las reverberaciones y similitudes simbólicas del viejo zapatismo clásico.

El EZLN, durante los más de 20 años que van desde su irrupción violenta el primero de enero de 1994, ha tenido un proceso de transformación, hasta el punto de poder afirmarse que actualmente es menos una organización guerrillera que asume el programa característico de las vanguardias revolucionarias, y se ha constituido más propiamente en un grupo que ha hecho de la resistencia civil y pacífica su principal forma de lucha.

Dos iniciativas políticas del grupo inconforme son evidencia de este cambio. En primer término, el establecimiento en algunas zonas del estado de Chiapas, por la vía de los hechos y con base en su propia interpretación de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, signados por esta organización armada y el gobierno federal en febrero de 1996, un conjunto de “Municipios autónomos” y/o “Juntas de Buen Gobierno”.

De este modo, el EZLN, fácticamente, puso en práctica el derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación y la autonomía; garantizó el acceso y control de sus territorios; ha aplicado sus sistemas normativos; reconoció a las comunidades indígenas como entidades de derecho público; e impulsó la asociación entre municipios mayoritariamente indígenas para constituirse como pueblos, conjunto de acciones políticas que derivaron en la creación de las “Juntas de Buen Gobierno”, formas de organización con las que manifestó su rechazo a la reforma constitucional en materia de derechos y cultura indígenas aprobada en 2001.

Un segundo elemento que permite demostrar este cambio es la llamada otra campaña, iniciativa política del EZLN emprendida en 2006 y sustentada en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, cuyo propósito fue la instauración de un diálogo permanente por parte del zapatismo con núcleos, movimientos y/u organizaciones en luchas de resistencia y la construcción de redes con los grupos socialmente más vulnerables, sectores sociales menos favorecidos, minorías culturales y personas que no encuentran representados sus intereses en el sistema político y asumen la necesidad de conformar una organización civil y pacífica, anticapitalista y de izquierda, que reivindique una modalidad diferente de ejercicio de la política, no basada en el consenso, sino en el conflicto.

DESCARGAR:

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/lib_ConflictoResistenciaDH.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*