APUNTES Y COMENTARIOS A LA ESENCIA CONSTITUCIONAL MEXICANA (1917-2016)

APUNTES Y COMENTARIOS A LA ESENCIA CONSTITUCIONAL MEXICANA (1917-2016)

Si las constituciones tienen en común ser la Ley Fundamental que da forma, organiza y regula al poder público; consagra los derechos fundamentales de las personas y los mecanismos para hacerlos valer,  y da cauce a la vida de las naciones, lo que distingue a unas de otras es su esencia. Ésta es tan singular como única es su historia, diversa su cultura y dinámicos los anhelos y aspiraciones de la gente de cada país. Es así que la Constitución Política de 1917, a 100 años de su promulgación, es historia y porvenir del país, sin dejar de ser el presente de la patria. Al estudiarla se conoce mejor la casa común, y con ello, se avizora la nación que cotidianamente nos afanamos en construir.

La Revolución modeló un destino, dio paso a un nuevo régimen político y social, y forjó una cultura cívica. Como dijera Emilio O. Rabasa, “destruyó un sistema injusto y anacrónico y generó todo un cúmulo de nuevas situaciones; mejor dicho, de oportunidades, hasta entonces negadas a un pueblo que ansiaba —y merecía— ingresar a la era moderna”.

Si el movimiento armado fue detonado por el hartazgo político y las demandas sociales, la Revolución atizó los anhelos de alcanzar mejores condiciones de vida;  consolidar un estado de cosas que diera cabida a un nuevo orden político, económico y social; restituir los derechos políticos, además de incorporar avanzados derechos sociales. En pocas palabras: democracia y justicia social.

Como escribiera Alfonso Rodríguez Castelao, refiriéndose a revolucionarios y constitucionalistas: “el verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos”; y esa fue precisamente la labor del Constituyente de Querétaro: dar, con el texto fundamental, el primer paso para hacer de los deseos que compartían millones, la realidad que entre todos podían conseguir.

Pasado el tiempo, las ambiciones y luchas de los mexicanos de entonces se convirtieron en marco jurídico y proyecto heredado. El legado constitucional no sólo fue un texto reformado y adicionado, sino una estela de resultados de gobiernos que asumieron los planteamientos revolucionarios que, no sin dificultades, gobernaron durante décadas de la mano de la Constitución y lograron que México entrara en el periodo de estabilidad más largo de la historia, durante el cual, las sucesivas generaciones lograron darle eficacia a la Carta Magna.

La cadena de cambios sociales, políticos e institucionales, desembocó en dos alternancias en la Presidencia de la República y, en la segunda, en 2012, políticos de todos los partidos, senadores, diputados federales y locales, antepusieron el interés superior de la nación, y comprendieron que, a nuevas condiciones sociales, corresponde una nueva constitucionalidad, por lo que se aprobó el paquete de reformas más relevante en un siglo.

Tertulia de plumas diversas y de reflexiones plurales, esta obra ofrece un compendio heterogéneo de visiones acerca de nuestra Constitución. Se trata de un esfuerzo colectivo que destaca aspectos medulares de la misma, desde muy diversos ángulos de análisis, tratando de revelar la naturaleza de nuestra nación; es decir, lo permanente e invariable de México: su vocación constitucionalista al servicio de la justicia social.

DESCARGAR:

http://biblioteca.diputados.gob.mx/janium/bv/lxiii/apun-com-1917-2016.pdf

https://drive.google.com/file/d/1n9Rwgq_BEzWpVGal6ft33t_-ffj59aNR/view?usp=sharing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*