Propuestas para una efectiva transparencia Presupuestaria

Propuestas para una efectiva transparencia Presupuestaria

Introducción

Desde el principio de los años 80 los gobiernos del mundo comenzaron a pasar por un cambio en torno al modelo de gestión pública. Entre los temas que surgieron relevantes a los nuevos modelos de gobierno encontramos la filosofía del New Public Management (Nueva Gestión Pública) que tiene como objetivo la mejora en la eficiencia del gobierno para ejercer sus funciones.

Entre los temas más amplios de gestión pública y democracias más consolidadas surge la importancia de la transparencia presupuestaria como un elemento necesario para una mejor gestión de los recursos públicos -y por ende un funcionamiento gubernamental más eficientey para la transición a democracias más participativas. El presupuesto de un gobierno se financia del erario público, el cual es propiedad de las ciudadanas y los ciudadanos de cada país. Esto se traduce en que el presupuesto de un país es un cúmulo de responsabilidades que el gobierno adquiere con el ciudadano y la ciudadana.

Bajo esta premisa, por principio, el gobierno está obligado a informar a la ciudadanía sobre cómo recaudó recursos y cómo los planea gastar. Esto funciona de la misma manera que un banco inversionista está obligado a rendirle cuentas a sus clientes. Mayor transparencia presupuestaria aumenta la confianza de la ciudadanía para con su gobierno y es un elemento necesario para una estado cohesionado.

Adicionalmente, las asignaciones presupuestarias afectan la vida de las y los ciudadanos directamente y por ende, el gobierno debe rendir cuentas sobre el uso de estos recursos. En cuanto a su importancia práctica, la transparencia presupuestaria contribuye a la rendición de cuentas, al mejoramiento de políticas públicas y a la reducción de corrupción.

Mayor información sobre cómo se están utilizando los presupuestos y una mayor apertura hacia la participación ciudadana permite una mejora en las políticas públicas, haciendo que éstas reflejen fielmente las preferencias de las y los ciudadanos y permite que expresen su descontento. La transparencia presupuestaria aumenta la eficiencia en la asignación de recursos y, además, puede contribuir en asegurar que haya una redistribución justa y previene la captura de recursos por las élites. La transparencia sobre el quehacer gubernamental también promueve la confianza en los mercados, reduciendo riesgos que propician un entorno saludable para la inversión.

Por estos motivos, la transparencia presupuestaria se debe convertir en una política por si misma de los gobiernos. En este sentido, los gobiernos deben procurar alcanzar el mayor nivel de transparencia presupuestaria, facilitando los espacios de mejora en la gestión pública –particularmente en la asignación y uso de recursos públicos y garantizando un elemento necesario para transitar a democracias más sólidas y participativas.

https://home.inai.org.mx/wp-content/documentos/Publicaciones/Documentos/PETP.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*