La responsabilidad de las empresas en materia de derechos humanos

La responsabilidad de las empresas en materia de derechos humanos

INTRODUCCIÓN

Este libro surge de la continua interacción entre el autor y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el tema de la responsabilidad de las empresas en este ámbito; pero como se podrá observar, es esencialmente una recopilación de diferentes textos publicados en el Anuario Mexicano de Derecho Internacional, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Dichos textos permiten al lector contar, en un espacio concreto, con cinco contribuciones que abordan distintos ángulos de la temática en el marco del derecho internacional, en lengua hispana.

En ese sentido, podrá igualmente observarse alguna evolución en cuanto a los contenidos sustantivos, particularmente entre el primero y el cuarto textos, pero también una línea discursiva que subyace —en mayor o menor medida— a todos ellos, y que es la cuestión de la efectividad del derecho internacional de los derechos humanos.

Y al mencionar la cuestión de la efectividad, no se hace referencia meramente al cumplimiento de las obligaciones internacionales, sino a la idea de que todas las acciones del aparato estatal, a través de sus diferentes poderes y divisiones administrativas a nivel interno, deben estar encaminadas a que la protección de los derechos humanos de todas las personas exista en la práctica.

Esta breve introducción no busca abordar a detalle aspectos sustantivos sobre la discusión internacional respecto a la responsabilidad empresarial en materia de derechos humanos; ella se podrá observar en los diferentes capítulos de este texto, que abordan el desarrollo internacional de la cuestión desde los años setenta del siglo pasado, hasta la adopción de los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos; algunos comentarios en relación a la discusión sobre la extraterritorialidad y el papel del soft law para la evolución de esta temática; la función de la OCDE en materia de derechos humanos, esencialmente a través de sus Directrices para Empresas Multinacionales y los Puntos de Contacto Nacional; sobre el inicio de las negociaciones y discusiones para la elaboración de un tratado internacional sobre la responsabilidad de las empresas en materia de derechos humanos; y por último, sobre el desarrollo y la adopción de Planes de Acción Nacional sobre empresas y derechos humanos.

Estos artículos, reproducidos íntegramente en esta compilación, plantean entonces apenas algunos de los muchos ángulos en los que se ha diversificado esta temática, y de las mutaciones constantes que ocurren como resultado de las decisiones judiciales o administrativas de los Estados, de los esfuerzos de la sociedad civil, o de la práctica de las empresas.

La visión sobre esta temática, particularmente para los países de América Latina —o para los de otras latitudes que también se encuentran en vías de desarrollo—, necesita de una complementariedad en distintos sentidos: por una parte, en relación al balance que se debe encontrar entre desarrollo económico y protección a los derechos humanos, lo cual lleva entonces a analizar el fondo de las decisiones que un Estado debe tomar para lograr avanzar.

Una pregunta que los Estados deben hacerse es hacia qué desean avanzar, cuál es el objetivo que persiguen, lo cual denota de cierta manera una transformación sobre la concepción clásica de la función del Estado como un mero garante del orden público y social.

En el siglo XXI, ¿lo ideal es avanzar en materia de derechos humanos, o bien en materia de desarrollo económico, que presupone por consecuencia una mejora en la protección y garantía de los primeros? ¿Son compatibles ambos desarrollos, o aún más, pueden darse de forma simultánea y automática? En principio, la respuesta lógica que se podría dar a esta cuestión es que el avance se puede lograr por medio del desarrollo sostenible, esa perspectiva que presupone que es posible lograr un avance equitativo entre desarrollo económico y protección del medio ambiente y de los derechos humanos, sin perjudicar los derechos de las generaciones futuras. Sin embargo, es altamente cuestionable que esa sea la realidad, particularmente en aquellos países que dependen de las industrias extractivas —como es el caso de muchos países en vías de desarrollo en todo el mundo—, e incluso para otros países que están específicamente concentrados en el desarrollo económico, independientemente de la suerte con que corran los ciudadanos y personas bajo su jurisdicción en términos de protección de los derechos humanos.

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Responsabilidad-Empresas-DH.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*