CRISIS DEL ESTADO  Y LUCHAS SOCIALES

CRISIS DEL ESTADO  Y LUCHAS SOCIALES

En el contexto de la crisis del Estado en México se puede observar que en los últimos años se han recrudecido las contradicciones entre las instituciones estatales y los movimientos sociales. Los trabajos que integran este libro abordan, desde distintos ángulos, dichas pugnas. La lectura de cada uno de los capítulos presenta aspectos muy delimitados del conflicto entre fuerzas emergentes y las instituciones preexistentes; sin embargo, la lectura del conjunto de las aportaciones incluidas permite apreciar una visión de conjunto sobre el grado que han alcanzado tales oposiciones.

El trabajo “Sobre la crisis del Estado mexicano” explica su perspectiva de los significados histórico y epistemológico implicados en la tesis que afirma la coyuntura crítica en la que permanece actualmente el Estado mexicano. Por eso, para desarrollar su exposición presenta y resuelve las siguientes cuestiones: ¿Qué configuración social se ha destejido, demolido o destruido a través y en medio de la ofensiva neoliberal del capital?, ¿qué se ha construido en su reemplazo como elemento regulador de la cohesión social y hasta qué punto se ha estabilizado una forma de circulación interna de la relación de mando? Para desarrollar sus respuestas, en el texto se explican algunos aspectos del Estado mexicano posrevolucionario y preneoliberal, dichos desarrollos permiten exponer las principales características del Estado mexicano actual, cuya crisis puede comprenderse a condición de analizar el modo como las clases subalternas de forma organizada o espontánea resisten y combaten los nuevos modos de dominación impulsados por el Estado neoliberal.

El texto dedicado al análisis del “Repliegue y dispersión del movimiento campesino independiente frente a las políticas neoliberales del Estado mexicano”, desarrolla algunos aspectos sobre los efectos de las políticas agrarias neoliberales, tanto sobre la organización de la producción como sobre el movimiento campesino. En este tenor, considera algunas características del proceso de acumulación de capital para vincularlas a las fases del movimiento campesino que pueden ser reconocidas por un proceso de ascenso que posteriormente experimentó un descenso acelerado.

El examen de las tendencias generales del movimiento campesino incluye la enumeración de las más significativas organizaciones agrarias, además que considera la influencia de algunos partidos políticos en el mencionado movimiento.

La investigación “Los braceros de La Malinche y el Estado”, examina un movimiento que recientemente ha figurado en distintos medios de información y en espacios académicos. Braceros es la denominación que recibieron los trabajadores temporales, quienes en su carácter de jornaleros agrícolas fueron contratados por agricultores norteamericanos desde 1942 hasta 1965.

Estos trabajadores agrícolas procedieron de diversos estados de la República. Sin embargo, poco se ha explorado el componente indígena de estos jornaleros agrícolas. Este texto explica las características de la Asamblea Nacional de Braceros, organización surgida en Tlaxcala, a partir de los ex braceros, campesinos, hablantes del náhuatl, que habitan en las inmediaciones del volcán

La Malinche, en el lado tlaxcalteca de esta montaña.

En este capítulo se pregunta por qué hasta fechas recientes los braceros están reclamando un cuantioso fondo de ahorro que nunca les fue entregado, a pesar de las significativas cantidades que aportaron cada uno de ellos. Este cuestionamiento permitió localizar fuentes históricas que revelan cómo desde los años cincuenta los braceros gestionaron el pago de sus fondos de ahorro.

Sin embargo, este reclamo inicial resultó infructuoso. Además de esta referencia histórica que aclara el modo intermitente en que se ha mantenido el reclamo de los ex braceros, se plantea una explicación adicional a modo de hipótesis: que el activismo reciente está relacionado con los efectos del desmantelamiento del Estado interventor y sus diversos programas de desarrollo social; es decir, el resurgimiento de los ex braceros agraviados se explicaría por la agudización de las condiciones de pauperización y la incapacidad del Estado para atender las demandas crecientes de estos ex jornaleros que ahora deben enfrentar la adversidad desde la vejez, pues muchos de ellos rebasan los 90 años de edad.

Lo cierto es que ni el Estado interventor ni el Estado neoliberal han resuelto con justicia la grave situación que actualmente viven estos jornaleros depauperados.

El capítulo, “El movimiento indígena frente a los poderes de la Unión: 1996-2004”, analiza cómo este movimiento, desde los Acuerdos de San Andrés Sakamchen de los Pobres, propuso alternativas legales para alcanzar el cumplimiento de lo pactado con el gobierno federal en las sesiones en las que se arribó a dichos acuerdos, en febrero de 1996. Fue hasta diciembre del año

2000 cuando el titular del Ejecutivo federal, Vicente Fox, envió la iniciativa de reforma constitucional en materia de derechos y cultura indígena, redactada por la Comisión de Concordia y Pacificación. El proceso de reforma constitucional ocurrió de abril a agosto del año 2001. Como se sabe, el resultado fue adverso al movimiento indígena nacional, por lo que integrantes de este movimiento presentaron controversias constitucionales, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación sentenció en contra de dichos reclamos. El texto presenta las reacciones del movimiento indígena nacional, de sus integrantes que, en su momento, criticaron duramente cómo los poderes de la Unión funcionaron de consuno en contra del movimiento indígena, difuminando en la práctica lo que figuró como una ficción jurídica: división de poderes.

El estudio “El sindicalismo universitario y su relación con la autonomía: los compromisos y los principios”, plantea aspectos de la evolución del sindicalismo universitario, analizado desde la experiencia del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana.

En el texto se explica cómo la construcción de la autonomía sindical ha tenido que encontrar los espacios jurídicos proporcionados por la Ley Federal del Trabajo, necesarios para fundamentar jurídicamente las relaciones autonómicas. Sin embargo, la política gubernamental ha mantenido una férrea contención ante los reclamos autonomistas. En tal contexto antisindical que domina desde hace décadas en el país, la política gubernamental logró la mutilación del Contrato Colectivo de Trabajo de la UAM, amputándole 102 cláusulas. No obstante, el estudio aquí presentado señala que lejos de haber desaparecido los impulsos autonómicos sindicales, éstos han resurgido insistentemente.

En el capítulo “Los trabajadores de la cultura y el remate del patrimonio cultural de los mexicanos”, son expuestos aspectos de la coyuntura histórica propiciada por la mercantilización del patrimonio cultural. Desde finales del sexenio de Ernesto Zedillo, se observan las tendencias privatizadoras del patrimonio cultural; sin embargo, estas posiciones fueron suspendidas, pero no eliminadas, debido al descontento y la inconformidad expresados por distintos sectores de la sociedad. De nueva cuenta, al finalizar el periodo presidencial foxista, la política neoliberal ha incidido en el ámbito cultural, impulsando la privatización del codiciado patrimonio cultural. Desde las mismas instituciones culturales se han manifestado voces y prácticas disidentes, las cuales sin restricciones han cuestionado los efectos privatizadores en la cultura.

DESCARGA GRATIS:

https://drive.google.com/file/d/113BzypuGCS_GRxgz5ZP_Qggv9ziCY_kr/view?usp=share_link

O

http://biblioteca.diputados.gob.mx/janium/bv/ce/scpd/LX/crisis.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*