¿Qué es el derecho?

¿Qué es el derecho?

Cuando el doctor Diego Valadés, director de nuestro Instituto de Investigaciones Jurídicas, me invitó a redactar los dos primeros libros de la colección Nuestros Derechos, que son el antecedente de este trabajo, me sentí sumamente honrado y, especialmente, motivado.

Justo en aquellos días, Imer Flores y yo habíamos dado una charla sobre el pensamiento de Hermann Kantorowicz dentro de un diplomado sobre los Clásicos de la Filosofía y la Teoría del Derecho, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas, con asombrosos resultados, por lo sugerente que fue el “redescubrimiento” del pensamiento de este autor para muchos de los participantes.

Curiosamente había varios paralelismos entre la lectura de Kantorowicz que expuse en el diplomado (“La definición del derecho”) y el tema que me correspondía desarrollar para la colección:

El trabajo de Kantorowicz había sido pensado como el primero de una serie de estudios que constituirían una obra colectiva denominada Oxford History of Legal Science, cuya coordinación estaba a su cargo y que lamentablemente no pudo ver la luz debido a su muerte.

Un segundo paralelismo estribaba en los temas “la definición del derecho”, por un lado, y “¿qué es el derecho?”, por el otro; el tercer y último paralelismo, de naturaleza menos anecdótica, consistía en mi convergencia con Kantorowicz respecto a la necesidad de romper los hábitos mentales desde los que pensamos al derecho, mediante la sustitución de un enfoque metafísico por otro de naturaleza lingüística.

En todo caso, la amable invitación me brindaba la oportunidad de plasmar por escrito algunas de las ideas que han constituido el eje central de mis clases durante varios años y que, a juzgar por las reacciones de mis alumnos, parecen satisfacer una necesidad de quienes están interesados por comprender el derecho desde una perspectiva distinta.

Sin embargo, también había notorias diferencias, de las cuales la más relevante consistía en que mientras el proyecto editorial de Kantorowicz estaba dirigido a especialistas, la colección de cuadernillos era una obra de carácter eminentemente divulgativo, lo que implicó algunas dificultades adicionales: debía proporcionar una visión del derecho que incorporara los avances de la teoría jurídica contemporánea, sin profundizar en el pensamiento de sus principales expositores; tenía que estar escrita en un estilo accesible para cualquier persona de cultura media, lo cual no es fácil tratándose de trabajos filosóficos, y debía, por último, proporcionar a los lectores legos en derecho, las herramientas conceptuales para comprender las nociones básicas del derecho.

Una dificultad especial radicaba en tener que abordar de manera sencilla un tema filosófico especializado, que ha sido fundamental en la postura que hace tiempo combato, y que, junto con Kantorowicz y muchos otros, sostiene:

La pregunta ¿Qué es el derecho? es la fuente principal de nuestra incapacidad para comprender con claridad lo que se quiere decir cuando se habla de derecho, así como de los infructuosos debates iniciados hace siglos e incluso, milenios alrededor de la problemática en cuestión.

Como se verá más adelante, “¿qué es el derecho?” sencillamente no puede ser respondida, pues constituye lo que se denomina un pseudoproblema; es decir, un cuestionamiento cuya respuesta es imposible, no por el hecho de ser demasiado complicada, sino porque el planteamiento mismo de la pregunta. ¿¿Qué es el derecho?? Lenguaje y derecho garantiza la imposibilidad de su respuesta.

Con ella ocurre algo semejante a lo que sucede cuando pedimos a alguien imaginar un círculo cuadrado: la formulación del planteamiento garantiza la imposibilidad de la respuesta, dadas las propiedades definitorias excluyentes de “círculo” y “cuadrado”.

En este orden de ideas, el título de la presente edición, bajo una interrogación anidada (¿Qué es el derecho?), no es un error tipográfico, y trata de resaltar la importancia de reflexionar sobre la pregunta, más que hacerlo sobre lo que la pregunta inquiere.

El libro que usted, amable lector, tiene en sus manos es el resultado de la integración de dos trabajos que originalmente fueron pensados como un solo libro, pero que por criterios editoriales aparecieron como obras independientes dentro de la colección Nuestros Derechos: ¿Qué es el derecho? Lenguaje y derecho.

Gracias a esta nueva edición, el proyecto retorna a su forma original, lo que da mayor sentido a su orden secuencial.

El itinerario del trabajo es el siguiente: en el primero de los tres capítulos del libro (contenidos en el primero de los publicados independientemente) se hace una crítica del esencialismo, que desafortunadamente sigue teniendo una gran influencia en el pensamiento jurídico; a su vez, se resalta el carácter pseudoproblemático del mismo, y como alternativa se propone un “giro analítico”.

En los siguientes dos capítulos se introducen conceptos para el análisis semántico de las palabras.

En los cinco capítulos siguientes (correspondientes al segundo libro de la colección original) se esboza una teoría de las normas jurídicas y del sistema normativo a partir de los conceptos de enunciado y proposición, y su respectiva clasificación.

Siguiendo una analogía con la química, podemos decir que las palabras equivalen a unidades de carbono, cuya estructura a escala superior da lugar a cadenas de carbono, y que en el lenguaje son equivalentes a enunciados y proposiciones.

Dicho en otros términos, el significado de las proposiciones es el resultado del significado de las palabras que los constituyen.

Los tres primeros capítulos se ocupan de las “unidades de carbono” del lenguaje, mientras que los demás lo hacen de sus “cadenas de carbono”.

La estructura de los libros ahora fusionados se ha mantenido sin modificaciones, y los cambios en el contenido han sido los mínimos necesarios para actualizar las reformas que han tenido lugar en el derecho mexicano desde la publicación de las obras originales.

Esto con el objetivo de no alterar la estructura, que ha probado tener una buena aceptación entre los estudiantes de derecho.

El libro ha sido redactado en un registro que posibilite la fácil asimilación de su contenido por parte de no especialistas en derecho.

Sin embargo, también juega un papel principal en el proceso de formación de jóvenes juristas, ya que contiene lo que en pedagogía se conoce como “conocimiento recurrente”; es decir, el andamio básico sobre el que se habrán de cimentar conocimientos posteriores, en este caso los correspondientes a la carrera de derecho.

Usando la terminología coloquial empleada en mis cursos, puede ser visto como un “libro-cebolla”, dado que a él se le pueden superponer capas progresivas de complejidad, incluso a nivel de posgrado.

Como se pone de manifiesto en el subtítulo del libro, Iniciación a una concepción lingüística, su objetivo central es facilitar un “giro analítico” en la manera de comprender el derecho.

Aunque no únicamente —faltaría considerar sus aspectos cognitivos—, el derecho es un fenómeno eminentemente lingüístico: las leyes, las demandas, las contestaciones de demandas, los agravios, los argumentos, los contraargumentos, las narrativas de hechos, los dictámenes periciales, los libros de doctrina, los libros de filosofía jurídica y un largo etcétera, necesariamente son expresados mediante el lenguaje.

Sin embargo, de manera desconcertante, en las facultades no se enseña al derecho como un fenómeno lingüístico.

En su lugar se obliga a los alumnos a memorizar textos elaborados, en el mejor de los casos, desde una perspectiva metafísica, que nada aporta al aprendizaje significativo de los estudiantes ni a los mecanismos de control intersubjetivo del derecho con base en procesos de comunicación basados en la racionalidad y el lenguaje compartido.

Parafraseando a uno de los más grandes filósofos de la historia (Wittgenstein), podemos decir que nuestras formas de vida son la base de nuestros juegos del lenguaje, y éstos determinan la manera en que constituimos nuestro mundo.

Desafortunadamente, en muy buena medida, la actual forma de vida de la comunidad jurídica en nuestro país, como en muchos otros, está basada en fantasmagorías pseudoteóricas elaboradas sin ningún rigor epistémico, teórico ni metodológico, que tienen que ser memorizadas dogmáticamente y que se olvidan apenas se presenta un examen.

A la larga, esto trae como consecuencia otras formas de vida y juegos del lenguaje a espaldas del derecho, que hacen posible que se puedan ganar juicios penales sin saber derecho penal, o juicios laborales sin saber derecho del trabajo. Lo único que se requiere es conocer el lenguaje del regateo económico que sustenta a la corrupción.

Creo firmemente que entender al derecho como un fenómeno lingüístico permite aproximarnos a lo que sucede en otros juegos del lenguaje, en los que los participantes ejercen un auténtico y eficaz control de las acciones del o los otros jugadores con base en lo que permiten las reglas que constituyen el juego, tal y como sucede en el ajedrez.

En dicho juego, las piezas son recursos auxiliares de la memoria: dos jugadores con memoria excepcional podrían jugar sin piezas, simplemente dictando las coordenadas de los movimientos. No obstante, un jaque mate no podría ser regateado. Como se pone de relieve, en el ajedrez el terreno de juego no ocurre en el tablero, sino en el espacio mental de los jugadores, cuyas interacciones obedecen a lo que las reglas permiten.

Esto es lo que podría ocurrir también en la práctica jurídica si comprendiéramos al derecho como un fenómeno lingüístico.

Concluyo esta introducción expresando mi beneplácito por el hecho de que el trabajo vaya a ser publicado como parte de los festejos por el centenario de nuestra Constitución.

Tengo la esperanza de que contribuir a la comprensión del derecho como lenguaje lo haga también para pasar del texto a la acción comunicativa, y de ésta a una verdadera eficacia constitucional.

DESCARGAR:

https://inehrm.gob.mx/work/models/Constitucion1917/Resource/1943/Que_es_el_derecho.pdf?fbclid=IwAR0O8aB1UWt4xUjMqdugVtEEHZFiMSAF7ucS-rwb_QkQ6VdUYbb-iMacflc

O

https://drive.google.com/file/d/1YufBoIhw0SD_mCrKyIV819TZh9R5wJ3H/view?usp=drive_link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*