DERECHOS DEL TRABAJADOR ASALARIADO

DERECHOS DEL TRABAJADOR ASALARIADO

Se ha considerado al trabajo asalariado como el sistema operativo más eficaz para el impulso de toda actividad productiva, la mejor vía en el desarrollo de toda clase de servicios a prestar y el indicador económico de mayor influencia para el progreso individual, familiar o colectivo.

No obstante el desenvolvimiento técnico, científico y mecánico alcanzado por el mundo industrial, el trabajo humano continúa siendo la base del nivel social de cualquier comunidad, por grande o pequeña que ésta sea en el planeta que habitamos. Hasta el momento, pese al avance logrado por el ingenio humano, a los inventos y descubrimientos alcanzados y a la explotación de todos los posibles medios de producción, la mano de obra será necesaria todavía por un largo periodo de nuestra existencia.

La justificación de este planteamiento es sencilla: el ser humano es el creador de todos los métodos, utensilios, mecanismos y aparatos o herramientas indispensables para toda función productiva; muchos de los cuales sólo constituyen un complemento auxiliar de dicha mano de obra. El creador, el inventor o el descubridor formula, experimenta o calcula sus proyectos y realizaciones hasta llegar al resultado esperado; pone en práctica su capacidad manual y mental y, una vez comprobada la eficacia del producto, lo envía al mercado o lo explota por sí mismo, a fin de obtener un lucro o provecho personal. Pero es el operador, el trabajador, la persona quien demuestra su efectividad o utilidad.

En consecuencia, aun cuando el robot moderno realiza ya bastantes operaciones productivas, muchas de ellas aún no son obtenidas y se requiere al ser humano en aspectos básicos de la ejecución del trabajo. Además, un buen número de labores, en particular las agrícolas, requieren de la mano de obra por la naturaleza de su producción. Es en estos campos -rural o urbano- donde la presencia del trabajador es necesaria y es la circunstancia de la cual se deriva la necesidad de su presencia y acción mediante una retribución remunerativa que, según se advertirá más adelante, es lo que constituye el salario, al igual que la denominación social de «trabajador asalariado». Se ofrece, por lo tanto, como requisito previo al conocimiento del concepto jurídico trabajador asalariado, el conjunto de elementos que distinguen al trabajo asalariado, a saber:

• La relación de trabajo.

• Las leyes, los contratos, los reglamentos y los convenios internacionales.

• Los salarios.

• Las prestaciones legales.

• Los derechos individuales y colectivos del trabajador.

 • Las obligaciones de los trabajadores.

• La suspensión y la terminación de la relación de trabajo.

• Los conflictos del trabajo.

• Las autoridades del trabajo.

• Las instancias conciliatorias.

• Las juntas de conciliación.

• Las juntas de conciliación y arbitraje.

• El procedimiento ante las juntas de Conciliación y Arbitraje.

• El laudo y los medios de ejecución.

DESCARGA GRATIS:

http://biblioteca.diputados.gob.mx/janium/bv/lvii/5dertrab_asal.pdf

https://drive.google.com/file/d/12MObPf8WReP1WVS3qnIwWIXMJxz8FOUz/view?usp=sharing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*