EL CONTROL PARLAMENTARIO Y EL REDISEÑO DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

EL CONTROL PARLAMENTARIO Y EL REDISEÑO DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

La complejidad que se genera en el trato entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, la diversidad de funciones que cada uno desempeña, sus pugnas constantes por el poder político y la invariable utilización de mecanismos formales e informales para relacionarse son fenómenos que provocan que el estudio de esa relación sea por demás relevante y productiva para la ciencia política.

Uno de los aspectos más importantes de este ámbito de estudio se refiere al control parlamentario, es decir, el control de las decisiones y acciones de los integrantes del Ejecutivo por parte de la institución representativa de los ciudadanos, porque se trata de un mecanismo que, aliado a la pluralidad que puede encontrarse en el Congreso, puede otorgarle al Legislativo capacidad de cogobierno, la que se materializa en el diseño o rediseño de políticas públicas, además de ser el instrumento tradicional que posibilita la identificación de abusos, irregularidades e ineficiencias de la administración pública en general (Ismayr, 2001: 302-303; Steffani, 1989: 1332), lo que también implica la coconducción del gobierno.

Los estudiosos del derecho y de la ciencia política han teorizado sobre las formas de ejercer el control parlamentario y los alcances del mismo, aunque la literatura jurídico-constitucional contemporánea se ha preocupado más en analizar aspectos como la vigilancia, limitación, rechazo o modificación de leyes, y eventual sanción de quien ostenta el poder, a partir de una concepción predominantemente técnica, que definiremos en lo sucesivo como jurídico-procedimental.

Este libro contrapone la visión más clásica con otra perspectiva del control parlamentario informada por la ciencia de la administración, que denominaremos sustantivo-administrativa; esta perspectiva pretende ir más allá de lo meramente técnico de la fiscalización y se propone como objetivo que el Legislativo comparta la dirección del gobierno con el Ejecutivo, de modo que se adopten decisiones conjuntas en los distintos momentos del ciclo de las políticas públicas, con lo que necesariamente nos encaminaríamos hacia la posibilidad de codiseñar o rediseñar esas políticas públicas.

El libro presenta, así, una revisión crítica del modelo jurídico-procedimental del control parlamentario y busca discutir, desde una aproximación empírica, la perspectiva sustantivo-administrativa, cuyo sustento normativo está plenamente desarrollado en el caso del Congreso mexicano, pero poco utilizado. Una premisa de este análisis es que la perspectiva sustantivo-administrativa del control parlamentario constituye un correctivo y un complemento necesario para el modelo jurídicoprocedimental.

Además, como veremos en el transcurso del texto, la concepción sustantivo-administrativa del control parlamentario tiene la ventaja adicional de fomentar y requerir la especialización de los legisladores y/o de sus cuerpos técnicos de apoyo en temas concretos de política pública, incluyendo la estructuración de redes de contactos entre legisladores y funcionarios públicos de alto nivel, lo que definimos como profesionalización legislativa. La perspectiva sustantivo-administrativa del control parlamentario, en síntesis, supera la idea tradicional, vinculada con la doctrina clásica de la división de poderes, según la cual unos deciden y otros ejecutan, a la vez que estos últimos son vigilados para evitar posibles desviaciones (Subirats, 1991).

Frente al panorama clásico mencionado, un argumento central de este trabajo sostiene que los procesos decisionales —que eventualmente se convertirán en políticas públicas— pueden ser el resultado de interacciones múltiples entre legisladores y funcionarios de alto nivel a través de redes, formales e informales, que permiten una codirección parlamentaria de los asuntos públicos.

Consideramos que la disciplina del análisis de políticas públicas es un marco pertinente para desarrollar este trabajo, porque se parte de un supuesto distinto, o por lo menos más amplio, de control parlamentario: primero, se asume que el control es un instrumento versátil y dinámico, nunca estático ni puramente técnico; y segundo, que las decisiones de gobierno se toman tras un entrecruzamiento y recambio de información entre Ejecutivo y Legislativo, en donde la profesionalización legislativa juega un papel fundamental.

Esta deducción busca sustento en entrevistas sistemáticas que se realizaron, en distintos momentos, a miembros de las asambleas legislativas de Alemania (Bundestag), Chile y México. Una pregunta que pretende responderse en este libro es: ¿por qué algunos congresos son más influyentes en la codirección del gobierno y el codiseño de políticas públicas que otros? La pregunta se extiende a otras dos interrogantes: ¿qué explica las diferencias entre unos y otros congresos? Y, ¿qué consecuencias tienen esas diferencias para el proceso de formulación de las políticas públicas

DESCARGA GRATIS:

https://drive.google.com/file/d/11-nSk3DloVxz7ebuMorO0ULqniCbwqL3/view?usp=sharing

O

http://biblioteca.diputados.gob.mx/janium/bv/cesop/lxii/est_polpu_eduem.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*