Estudio Sobre la biodiversidad y la biotecnología y su vínculo con el pleno goce de los derechos humanos

Estudio Sobre la biodiversidad y la biotecnología y su vínculo con el pleno goce de los derechos humanos

Los aspectos relacionados con las ciencias de la vida; la naturaleza: la preservación de las especies; desarrollo de productos derivados de la ingeniería genética y en general la relación del hombre con la naturaleza, la explotación y uso de recursos naturales, así como la aplicación y uso de productos para el cuidado de la salud, guardan una íntima relación con la defensa de los derechos de las personas.

A través de esta investigación se abordarán los temas arriba indicados desde la perspectiva del reconocimiento de los derechos del hombre y su defensa. En materia de los derechos connaturales a la persona resulta clave identificar el derecho sustantivo con su correlativo medio para combatir su vulneración (El derecho adjetivo que le asiste), para hacerlo valer. No es posible ignorar la interrelación entre los aspectos y elementos requeridos por el hombre para llevar una vida plena y el reconocimiento de sus derechos garantizados en diversos instrumentos nacionales e internacionales.

En el contexto mundial, el reconocimiento de los derechos connaturales del hombre no solo a la vida, sino aun pleno desarrollo, incluyendo factores tales como: La salud; la vivienda; el trabajo; la educación; la Cultura; medio ambiente sano, etc., nace en el año 1948 con la Declaración Universal de Derechos Humanos, evoluciona, hasta contar con una serie de tratados internacionales que no solo reconocen tales derechos, sino que establecen un sistema jurídico internacional de protección (El Derecho internacional e los derechos humanos).

Por otro lado, hoy existe una constante preocupación por el reconocimiento de los temas relativos a la salvaguarda de la vida silvestre y la naturaleza: El cuidado de la tierra. Pensamiento que debe partir de admitir del reconocimiento de la imperiosa necesidad de la conservación de la naturaleza, como eje para un adecuado del desarrollo humano. Se debe partir de entender tales elementos naturales y reconocerlos como un conjunto: Diversidad biológica (Biodiversidad), esta identificación permitirá en consecuencia aceptar que la actividad del hombre puede (Y de hecho lo hace), dañar tal diversidad, requiriendo en consecuencia una acción de los gobiernos para su conservación y utilización responsable de sus recursos.

Diversos estados han reconocido la exigencia de establecer un sistema jurídico encaminado a la protección del entorno natural del hombre: la preservación de la tierra implica la sobrevivencia del ser humano. Pareciera simple de entender y admitir, desgraciadamente no es el caso. Fenómenos como la industrialización y globalización han traído consigo una actividad industrial y comercial incesante (En gran cantidad de ocasiones irresponsable), lo que a colación ha traído y provocado el calentamiento global, que reta constante y progresivamente al planeta.

Hoy es científicamente aceptado que la actividad industrial ha desencadenado un desequilibrio al medio ambiente y, en consecuencia, daños a la biodiversidad: A los ecosistemas y hábitats naturales. En el mismo orden de ideas, la actividad creativa del hombre le ha permitido desde la segunda mitad del Siglo XX, desarrollar productos a partir se elementos naturales, esto es: Modificar moléculas de origen natural, produciendo productos con diversas funciones y usos específicos, dados a través de procesos de ingeniería genética (La biotecnología).

Dichos productos tienen diversas aplicaciones, las que pueden variar desde un grano para el cultivo, pasando por un químico con aplicación industrial, hasta un medicamento. El descubrimiento del ADN, su función como molécula que contiene la información genética y la posibilidad de modificar la misma para la creación industrial específica de productos ha sido un desarrollo fantástico del hombre: No exento de riesgos. Los estados deben actual legislando en la materia para encauzar la actividad inventiva permitiendo tomar los grandes beneficios que traen dichos productos.

Tanto el respeto y posible daño a la biodiversidad, así como los beneficios o bien afectaciones que puede traer consigo el uso de productos biotecnológicos, deben ser regulados, protegidos y garantizados por el estado. Si se parte de la premisa del reconocimiento a derechos connaturales al hombre, podemos construir un sistema de reconocimiento y protección a los mismos.

Como se indicó en los párrafos iniciales, hoy existe un sistema jurídico internacional de reconocimiento y protección de los derechos humanos. También existen estructuras jurídicas estatales creadas con el mismo propósito. Estos mecanismos de protección deben garantizar la salvaguarda del hombre ante actividades que puedan poner en riesgo derivado de una afectación a la biodiversidad o bien de actividades y productos derivados de la biotecnología.

En México, 2011 representa el año en el que nuestro sistema constitucional logró adaptarse al concierto internacional de los derechos humanos, Con anterioridad, nuestra Constitución reconocía ciertas garantías individuales, cuyo respeto podría hacerse valer en el sistema judicial a través de un juicio de garantías (Amparo).

Garantías que protegían al individuo en contra de actos de autoridad o disposiciones legales que pudieran vulnerarlas. Parecía suficiente, no en realidad: México desde el año 1948 se adentró en una serie de convenciones y tratados internacionales que reconocían derechos humanos, a partir de la Declaración Universal de Derechos Humanos, sin embargo, nuestro sistema jurídico no estaba plenamente inserto en dicho andamiaje.

DESCARGA GRATIS:

https://drive.google.com/file/d/19nyZGy9GNdygTAmws_KE_m5tMlNufb3I/view?usp=sharing

O

https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2019-11/Estudio-Biodiversidad.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*