La planificación transformadora por escenarios

La planificación transformadora por escenarios

Hoy en México nos encontramos en una encrucijada, en donde las dinámicas diarias, las visiones parciales y las perspectivas basadas en intereses particulares oscurecen nuestra visión, de manera que no somos capaces de distinguir todos los factores que integran e inciden en la problemática en que estamos inmersos y, en consecuencia, tampoco encontrar caminos efectivos para su solución. A lo sumo, estamos de acuerdo en que nos enfrentamos a una situación que todos encontramos problemática, aunque en diferentes aspectos y por diferentes razones. Esta es exactamente la situación en la que, nos dice Adam Kahane en este libro, un diálogo social basado en escenarios puede ser útil.

Este diálogo social puede, según Kahane, ser propuesto por un conjunto de personas que “consideran que la situación en la que se encuentran es inaceptable, inestable o insostenible”, pero que reconocen que “no pueden transformar su situación por cuenta propia ni trabajando sólo con sus amigos y colegas.

Incluso aunque ellas quisieran, no son capaces de imponer o de forzar una transformación. […] Estas personas necesitan, por tanto, encontrar una manera de trabajar junto a actores de todo el sistema en su conjunto”.

En este nuestro México de hoy, en el que pareciera dominar el desanimo y vivirse una actualidad en que las injusticias, inequidades, incertidumbres, la inseguridad, la ilegalidad las graves polarizaciones, son frecuentes, Kahane nos invita a dar un paso adelante: “El camino es largo, el terreno es accidentado, no hay camino y no hay mapa. Necesitamos compañeros en este viaje, pero nadie más puede abrir un camino para nosotros. Debemos dar un paso adelante”.

Por supuesto ese paso adelante debe darse con una mirada hacia el largo plazo, y con un conjunto de actores lo más plural posible para que todos nuestros connacionales sientan con claridad la invitación a caminar con esperanzas fundadas construyendo el país que acordemos construir.

Los procesos de diálogo con visión prospectiva tienen un conjunto de ventajas para un país como México en su situación actual: nos pueden ayudar a caminar hacia horizontes comunes que solos no podríamos ver; convocar a actores de diversos ámbitos, perfiles e interes a un esfuerzo común, guiado no por una causa particular sino por una agenda consensada y de interés general; así como promover y encausar un entusiasmo por la colaboración estratégica y no solo por las acciones coyunturales individuales, toda vez que, como Kahane lo señala “La contribución del proyecto de escenarios no es que haya “conseguido” que los actores actúen —eso es lo que han estado haciendo y continúan haciendo. En cambio, su contribución es la de ayudar a los actores a actuar con entendimientos, relaciones e intenciones más amplios, más profundos y más alineados con mayor sabiduría”.

Por supuesto que el método propuesto por Kahane es solamente un impulso más en la dura marcha hacia la cocreación de nuestro proyecto común de país, hacia aprender a dejar a un lado algunos de los puntos de nuestras agendas particulares, hacia dejar de satanizar a quienes son o parecen ser nuestros adversarios, y contribuir, como nos lo dice en la Presentación el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos “para recuperar la confianza en México, en sus instituciones y en lo que como sociedad somos capaces de lograr cuando nos organizamos y articulamos para un propósito. Para reencontrarnos y transformar a México por la vía del Estado democrático y social de derecho y los derechos humanos”.

DESCARGAR:

http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/64_Interiores_Escenarios-2018.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*